¡POR TIEMPO LIMITADO! TU AYUDA VALE X2 ¡DONA AHORA!

El Día de los Derechos Animales

Acto de Igualdad Animal por el Día de los Derechos Animales (2014) | Fotografía Javier Gamonal / Igualdad Animal

Manifiesto Día de los Derechos Animales , 9/12/2023

Un año más, activistas de Igualdad Animal estamos aquí conmemorando el Día Internacional de los Derechos Animales. 

Activistas por la liberación animal proclamaron en 1998 el Día Internacional de los Derechos Animales. 

Eligieron como fecha el 10 de diciembre, coincidiendo con la Declaración Universal de los Derechos Humanos proclamada por la Organización de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948.

El movimiento de liberación animal eligió la misma fecha para ”construir sobre el reconocimiento de los derechos humanos y persuadir a la humanidad de que la bondad y el respeto se deben a todas las criaturas sensibles”.

Y esa es la base por la que deberíamos respetar a los demás, por su capacidad para sentir. 

Por su capacidad para sufrir y disfrutar. 

Que el resto de animales con los que compartimos este planeta no pertenezcan a nuestra especie es completamente irrelevante para no considerar sus intereses. 

Y esa discriminación es la que estamos denunciando hoy aquí.

El especismo, al igual que el racismo o el sexismo, es una discriminación arbitraria e injustificable. 

Esa visión antropocéntrica del mundo es la que somete y maltrata diariamente a millones de animales como los que estamos mostrando hoy aquí. 

Esa visión antropocéntrica también se ve reflejada en los instrumentos de la industria ganadera que estamos mostrando hoy aquí: 

Como ese tubo de 30 centímetros con el que se alimenta a la fuerza a más de un millón de patos en España para obtener foie gras. 

O esa máquina para cortar la cola a los lechones, sin anestesia. Una práctica desaconsejada desde hace años por la Comisión Europea pero que se sigue realizando de forma rutinaria en las granjas de España. 

Desde hace más de 15 años, en Igualdad Animal hemos realizado reportajes de investigación en la industria ganadera. 

Hemos mostrado a la sociedad la realidad de maltrato y abusos que viven los animales tras las paredes de granjas y mataderos. 

Una realidad que esta industria oculta. 

Cada una de estas fotografías que estamos mostrando hoy aquí, han sido obtenidas en investigaciones en la industria ganadera. 

Cada uno de estos animales sufrió toda su vida. 

Eran sólo números, convertidos en máquinas de producir. 

Se les arrebató todo. 

Por eso hoy queremos denunciar los abusos que sufrieron. 

Y los que sufren diariamente millones de animales. 

Solo durante el pasado año, 894 millones de animales fueron sacrificados en los mataderos españoles. 

Un 8,5% de los nacidos, cerca de 76 millones, murieron en las granjas antes de ser enviados al matadero debido a las duras condiciones de vida que soportan. 

Los números son tan altos que es difícil hacerse una idea de la magnitud del sufrimiento y violencia que estamos denunciando. 

Por eso el movimiento por la liberación animal nace para poner fin a toda esta violencia y abusos.

No podemos mirar a otro lado ante todo este dolor y sufrimiento. 

Tenemos que dar una respuesta, tanto individual como colectiva ante esta violencia. 

Individualmente, tenemos la oportunidad de decir no a esta industria destructiva que se lucra con el sufrimiento de millones de animales indefensos. 

Tenemos la posibilidad de decirles alto y claro que no vamos a seguir financiando con nuestro dinero que mantengan hacinados a animales en jaulas toda su vida sin permitirles realizar ningún comportamiento natural.

Que no vamos a seguir financiando que trituren con un día de vida a pollitos porque no les son rentables. 

Que no vamos a seguir financiando que conviertan a las madres en máquinas de producir y que les quiten a sus crías nada más nacer. 

En definitiva, que no vamos a seguir financiando a una de las industrias que más sufrimiento y dolor generan en el mundo. 

Y colectivamente es urgente que demos respuesta a esta problemática. 

Es urgente que nos organicemos y luchemos por avanzar en la protección de los animales. 

El Gobierno tiene que tener valentía y voluntad política para poner fin a algunas de las prácticas más crueles de la industria ganadera e ir avanzando en la protección animal. 

Poner fin al confinamiento de animales en jaulas, a la alimentación forzada en la producción de foie gras o al sacrificio de pollitos, son iniciativas realistas y que responden a las demandas de una ciudadanía preocupada por la protección de los animales. 

La ciencia ha reconocido desde hace mucho tiempo que los animales tienen la capacidad de sentir y de experimentar placer o dolor. Así se desprende de la Declaración de Cambridge elaborada en 2012 que reconoce que los animales son conscientes de sí mismos y del mundo que les rodea. 

A pesar de ello, sigue imperando la visión cartesiana de los animales como máquinas. 

Ha llegado la hora de derribar esta visión.

Porque los animales no son máquinas de producción. 

Porque son nuestros compañeros de planeta. 

Y tienen tanto derecho a vivir y disfrutar de su vida como cada uno de nosotros y nosotras. 

Muchas gracias.

 El origen del Día de los Derechos Animales

La Fundación Igualdad Animal celebra el Día Internacional de los Derechos Animales, junto a otras organizaciones en todo el mundo, coincidiendo con el Día de los Derechos Humanos que se celebra también el 10 de diciembre.

La protesta en Madrid que lleva celebrándose quince ediciones, desde 2008, ha dado  la vuelta al mundo y se ha convertido en un acto de referencia para el movimiento de derechos animales a nivel internacional. Este año Igualdad Animal lo celebra, además de en España, en México, Italia, Brasil y Estados Unidos.

Los orígenes de este día se remontan al 10 de diciembre de 1998, cincuenta años después de la ratificación de la Declaración de Derechos Humanos, cuando la organización británica Uncaged Protecting Animals lanzó la Declaración Universal de los Derechos de los Animales, como forma de reclamar la necesidad moral de incluir a los animales no humanos en el ámbito de protección que establece la Declaración.

Dona para ayudar a los animales