Corrió desde Brasil a Chile para derribar mitos

Matías Anguita comía grandes cantidades de carne, llevaba una vida sedentaria y solía alimentarse muy mal. Actualmente es un ultra-maratonista y entrenador personal, y todo esto se debe, según él mismo relata, a que lleva una alimentación basada en vegetales.

Antes de emprender el viaje que lo llevaría de Río de Janeiro a Santiago de Chile, Matías ya había corrido de Valparaiso a Buenos Aires y a lo largo de Chile. En este último reto el recorrido duró 63 días, corrió 3.500 kilómetros y durante todo el tiempo mantuvo una alimentación vegana.

«Acá tenemos el rollo que la proteína animal es todo. Me preguntan: Sin carne, ¿cómo lo haces? Y yo respondo ¡Comiendo todo el resto!».

Chile es el país con más sobrepeso en Latinoamérica y por esta razón Matías decidió correr desde Río de Janeiro hasta Santiago de Chile para llamar la atención sobre este problema, sobretodo con respecto a los niños.

«Así que quería mostrarles a los niños que una persona puede correr toda esa distancia solo alimentándose con frutas, verduras y cereales. Quería demostrar empíricamente que ser vegano no es un impedimento. Acá tenemos el rollo que la proteína animal es todo. Me preguntan: Sin carne ¿Cómo lo haces? Y yo respondo ¡Comiendo todo el resto!  Los grandes problemas de salud en América son producto de los derivados animales: queso, huevos, carnes», explica el maratonista.

¿Quieres recibir las mejores noticias de actualidad sobre los animales de granja?


¡Suscríbete gratuitamente a nuestro e-boletín!

 

En su búsqueda constante por perfeccionar su rendimiento, Matías comenzó a investigar sobre las alternativas de alimentación con las que contaba. Desde hace tiempo que seguía y conocía varios deportistas veganos y que se dio cuenta de que una alimentación vegana le daba todo lo que necesitaba.

Si en sus inicios decidió llevar una alimentación a bases de vegetales por motivos de salud, ahora, tras más de un año se siente cada vez más animalista. «Hoy día tengo mucha más empatía con los animales por el solo hecho de no estar comiéndolos», confiesa.