El ciclo de maltrato en la industria láctea

Tras cada vaso de leche hay todo un ciclo de crueldad. Nuestro objetivo es hacérselo saber a los consumidores

Lo que la industria láctea oculta


Las vacas sufren en la industria láctea durante toda su vida. Desde su nacimiento son sometidas a un cruel ciclo de partos y separaciones de sus crías. Suelen padecer dolorosas enfermedades.

Al igual que los humanos, las vacas solo producen leche para sus crías. Para que nosotros podamos beber su leche el ternero es separado de su madre al poco de nacer. Son inseminadas artificialmente cada año, contribuyendo a un ciclo de maltrato para ellas y sus crías que solo acaba cuando son enviadas al matadero.

Familias rotas

Igual que las madres humanas, las vacas sienten un fuerte instinto maternal, a pesar de que no se les permite crear un vínculo entre madre e hijo en las granjas lecheras. Poco después de nacer las crías son separadas de sus madres para siempre.

Una vaca pasará por este doloroso proceso cada año de su vida adulta; la leche que producirá para su ternero será recogida para venderse.

Separados en soledad

Tras ser separados de sus madres, los terneros pasarán la mayor parte de su vida aislados. De hecho, la mayoría están durante los primeros tres meses de vida confinados en casetas. Mientras, los humanos se beben la leche de su madre que era para ellos.

Fotografía: Gabriela Penela

Dolorosas mutilaciones

Conforme van creciendo las vacas empiezan a ser sometidas a dolorosas mutilaciones.

Marcaje: las crías son marcadas con un hierro ardiendo en la piel. Estas heridas no son tratadas y pueden infectarse.

Descorne: a los terneros se les cortan los cuernos con un hierro candente en lugar de usar anestesia (o la cauterización química e indolora). Sus cuernos están llenos de sangre y tejido nervioso, por lo que son muy sensibles al dolor.

Corte de rabo: otra práctica común en la insdustria láctea es cortarles el rabo a las vacas, ya sea con tijeras o, como en algunas ocasiones, atándoles una cuerda o goma alrededor y dejando que el tejido se muera y se caiga por sí mismo.

Muerte brutal

Tras varios años de constantes gestaciones y lactancias su producción de leche se reduce. Al igual que las vacas de la industria cárnica, las de la industria láctea acaban en el matadero con el fin de vender su carne. La esperanza de vida de estos animales es de 25 años, pero en estas industrias nunca llegan a alcanzarla.

Tras llevarlas al matadero son encerradas en pequeñas cámaras donde reciben un tiro en la cabeza con una pistola especial. Se supone que el proceso debe dejarlas inconscientes, sin embargo, muchas de ellas no han perdido el conocimiento cuando les cortan la garganta.

En cifras


24 HORAS

el tiempo máximo que
pasa una madre con su cría

25%

de las vacas
sufren cojera crónica

85.000

terneros enviados al
matadero en España en 2016

800.000

vacas explotadas en
granjas lecheras en España

60%

de las vacas viven
encadenadas por el cuello

Más allá del maltrato


La industria láctea tiene además un efecto devastador en el medioambiente y puede resultar perjudicial para nuestra salud.

Lácteos y el medioambiente


La cría de vacas por su leche genera metano, óxido nitroso y dióxido de carbono. Todos ellos son gases de efecto invernadero muy tóxicos para la atmósfera. Para ser exactos, el óxido nitroso y el metano son 296 y 23 veces respectivamente, más potentes que el dióxido de carbono.

La producción de leche además hace uso de enormes cantidades de agua potable: se estima que se necesitan 1000 litros de agua para producir un solo litro de leche. Los acuíferos de las zonas de concentración de granjas lácteas pueden ser contaminados debido al tratamiento inadecuado del estiércol y los fertilizantes.

Los lácteos y tu salud


El consumo de productos lácteos puede suponer graves riesgos para la salud. Se ha relaccionado con el aumento del riesgo de contraer diferentes tipos de cáncer, entre ellos el cáncer de pecho y el de próstata, debido a que la leche contiene altos niveles de una hormona llamada «factor de crecimiento insulínico».

Aunque es cierto que necesitamos calcio para mantener nuestros huesos fuertes y prevenir la osteoporosis, la leche no es ni la mejor ni la única fuente de calcio a nuestro alcance. Los vegetales de hoja verde, las avellanas y almendras, el brócoli, la coliflor y las bebidas vegetales enriquecidas, entre otras, son excelentes alternativas que nos aprotarán este nutriente tan necesario.

Fotografía: Syda Productions / Shutterstock.com

Campañas relacionadas


Los malos tratos son una práctica habitual en las granjas lecheras. El público merece conocer la realidad que se oculta en esta industria. Igualdad Animal lleva a cabo investigaciones y campañas de concienciación que ayudan a reducir el sufrimiento animal.

India

Lo que la industria láctea oculta


Igualdad Animal llevó a cabo en India una investigación en pequeñas, medianas y grandes granjas lecheras de los diferentes estados. Se investigaron un total de 107 explotaciones, 2 centros de recogida de semen, 11 mercados de animales vivos, 8 mataderos, 7 mercados de carne y 5 curtidurías.

Leer más

LOGROS


La industria láctea oculta a los consumidores sus prácticas crueles hacia los animales. Con tu apoyo, Igualdad Animal está consiguiendo dar a conocer estas prácticas, denunciar el maltrato y conseguir avances para las vacas y terneros.

Trabajador de explotación lechera condenado por maltrato animal


Gracias a una investigación de Igualdad Animal un trabajador de una explotación lechera de Reino Unido ha sido juzgado y condenado por abusar de las vacas y terneros de la granja.

India promueve medidas de bienestar animal


India ha anunciado nuevas leyes a partir de las investigaciones de Igualdad Animal: las vacas y búfalos destinados a la producción de leche no podrán ser vendidos a mataderos en los mercados.

¿Qué puedo hacer para ayudar?


PARTICIPA


¡Únete a nuestro equipo de voluntarios y voluntarias!. Podrás participar en los eventos que organizamos en defensa de los animales.

Participa

Cómo ayudarlos


Ayudar a las vacas es ahora más sencillo que nunca. Hoy en día podemos ver en los supermercados muchas más variedad de productos de origen vegetal. Reducir tu consumo de productos lácteos es una sencilla pero efectiva manera de reducir su sufrimiento, ayudar al planeta y mejorar tu salud.

Visita Love Veg