«3x1» Hoy todas tus donaciones se TRIPLICAN ¡Dona ahora!
16 diciembre, 2021

Crueldad y problemas de salubridad son la norma en las granjas de peces en México

Igualdad Animal se ha infiltrado en granjas de tilapias en México y, por primera vez, muestra cómo la crueldad y el maltrato son habituales ante la falta de leyes que protejan a estos animales.

Entre agosto y octubre de 2021, los investigadores de Igualdad Animal documentaron varias granjas en dos de las principales entidades productoras del país. La investigación ha documentado problemas de sanidad y bienestar: mala calidad del agua, manejo brusco, hacinamiento y falta de oxígeno durante la movilización, lo cual provoca a los peces estrés, muerte y lesiones. Además, es una práctica común que se deje morir a los peces fuera del agua, llegando a agonizar hasta durante 40 minutos, y les extraigan las vísceras sin previo aturdimiento.

En las imágenes recopiladas por los investigadores se puede observar:

  • Las  crías son manejadas con violencia, mueren al ser aplastadas por el peso de otros y al igual que las hembras, son desechadas al no ser consideradas económicamente rentables.
  • Hasta 400 kg de peces son introducidos en un mismo contenedor aplastándose unos contra otros.
  • Canibalismo: En una de las granjas, los operadores mencionan que los peces llevaban meses sin ser alimentados por lo que empezaron a comerse entre ellos.
  • Los peces que tienen alguna lesión son arrojados a la basura o usados como alimento para otros animales.
  • Los peces más grandes son dejados en el suelo para que mueran por asfixia.
  • Los cambios de un tanque a otro tardan en realizarse entre 6-8 horas. Mientras, los peces son mantenidos con poco oxígeno, expuestos al sol directo y con tan poca agua que apenas pueden cambiar de posición o desplazarse.
  • Los peces son sacrificados sin ser previamente aturdidos. Incluso les extraen las vísceras mientras  se encuentran conscientes. Después de esto algunos aún muestran señales de vida como abrir la boca, expandir las branquias o retorcerse.

El Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural de México confirma que no existen “Normas Oficiales Mexicanas u otros ordenamientos que regulen el proceso sanitario de la carne de peces y otros animales del medio acuático”, mientras que Comisión Nacional de Pesca y Acuicultura del país reconoce que estos se dejan morir de asfixia fuera del agua a pesar de las evidencias de que los peces sienten dolor.

De acuerdo al análisis de la Dra. Lynne Sneddon, conductualmente los peces pueden hacer lo mismo que los mamíferos: formar relaciones, recordar sus propias acciones (habilidades cognitivas), tomar decisiones (evaluar riesgos y beneficios) y experimentar sentimientos (estados afectivos positivos y negativos).

Aún así, estos animales no tienen ningún tipo de protección legal. La Ley Federal de Sanidad Animal de México ni siquiera los reconoce como animales y las normas que establecen los métodos de transporte, aturdimiento y matanza no los incluyen. 

«Las prácticas que son aplicadas a los peces para su cría y consumo serían consideradas ilegales si fueran utilizadas con animales criados en tierra como vacas y cerdos, a pesar de ello, se practican regularmente y no existe legislación que lo impida»

Dulce Ramírez, directora de Igualdad Animal México.

¿Qué sucede en España?

En Europa la legislación tampoco recoge normas específicas en relación con su protección en el momento de su sacrificio, sin embargo su reglamento sí permite a los estados miembros adoptar normas nacionales al respecto.

Por ello en España, Igualdad Animal solicita al Gobierno que se elaboren e implementen normas que obliguen a los mataderos de peces a aplicar sistemas de aturdimiento mecánicos o eléctricos. Esta petición se encuentra comprendida entre las 7 medidas solicitadas al Gobierno para reducir el sufrimiento extremo en los mataderos, que ya cuenta con más de 23.000 firmas.

La Tilapia

La tilapia es uno de los peces con mayor cría en acuicultura del mundo. España se encuentra entre los cuatro mayores importadores de la Unión Europea junto a Países Bajos, Bélgica y Alemania.

El Sentience Institute estima que actualmente los peces representan alrededor del 78% de los animales de granja criados en todo el mundo. Mientras que los pollos criados para carne suponen el 12% y las vacas y los cerdos sólo representan el 1% cada uno.