El Amazonas arde para alimentar a la industria ganadera

En septiembre de 2019, el equipo de investigación de Igualdad Animal viaja al norte de Brasil para registrar mediante imágenes inéditas grabadas con drones el aumento de la deforestación en la selva amazónica y su conexión con la ganadería.

La imágenes grabadas en la zona de Pará en Brasil muestran a más de 1.000 camiones cargados con soja camino al Puerto de Itaituba. En 2018 se produjo el mayor aumento de cultivo de soja en las áreas deforestadas en 5 años y se espera que crezca aún más este año.

La soja brasileña es la más exportada del planeta. Casi el 79% de la producción mundial se destina a la alimentación de animales para el consumo humano. Entre el pasado mes de enero y agosto se deforestaron 6.000 km2; el equivalente a 60 campos de fútbol por hora.

«La ganadería industrial está devorando el planeta. Las imágenes obtenidas por el equipo de investigación de Igualdad Animal en el Amazonas muestran la relación entre la deforestación del pulmón del planeta y la industria ganadera.» Destaca Silvia Barquero, Directora ejecutiva de la Fundación Igualdad Animal.

Los incendios en la selva amazónica, que han atraído la atención mundial durante este verano, esconden fines agrícolas, como abrir espacios para el pasto de ganado y el cultivo de soja, que se convertirá en alimento para pollos, cerdos y peces. Alrededor del 79% de la soja del mundo se tritura para la alimentación animal, y la soja brasileña es la más exportada del planeta.