«3x1» Hoy todas tus donaciones se TRIPLICAN ¡Dona ahora!
15 febrero, 2022

Violencia y negligencia en granja lechera vinculada a proveedores de Costa y British Airways

Igualdad Animal hace públicas imágenes de violencia y abandono deliberados en una granja lechera de Carmarthenshire, en el sur de Gales, que tiene más de 650 vacas y sus terneros. La granja está vinculada a proveedores de Costa, Morrisons y British Airways

El investigador de Igualdad Animal filmó de forma encubierta graves escenas de maltrato durante varios meses, incluyendo una serie de importantes violaciones de las leyes. Las imágenes revelan a los trabajadores dando patadas y puñetazos a las vacas en la cara, el estómago y las ubres, y golpeándoles con palas metálicas. También muestra cómo levantan a las vacas que no pueden mantenerse en pie por las caderas y las arrastran por el suelo de hormigón.

La leche de la granja, donde se grabaron estas imágenes a finales de 2021, se suministra al mayor procesador y mayorista de productos lácteos independiente del Reino Unido: Freshways. La compañía, con sede en Londres, distribuye productos lácteos a una serie de minoristas y empresas tan importantes como Costa Coffee, British Airways, Londis, Budgens o P&O Cruises. Freshways también abastece a Morrisons, que a su vez suministra productos a restaurantes, cafeterías y Amazon Fresh.

Además la investigación muestra como los gestores de la granja dejan a las vacas sufrir a sabiendas de que están padeciendo un dolor intenso y prolongado. Incluso en una ocasión, a pesar de que un veterinario recomienda la eutanasia inmediata para una vaca cuyo ternero había muerto dentro de ella. El gerente de la granja opta por retrasar la acción y reducir los costes. El precio de la eutanasia era de 30-40 libras. El veterinario es grabado diciendo que “este es un lugar donde prefieren ahorrarse el dinero”. La vaca murió durante la noche.

Las imágenes han sido reveladas la pasada noche ante millones de espectadores en el programa Panorama de la BBC One [1]. El programa de televisión analizó los malos tratos y la negligencia que se producían en la granja, al tiempo que indagaba en las operaciones estándar y legales que forman parte de la producción láctea, como la inseminación artificial de las vacas y la separación de las vacas de sus crías. Según la periodista Jane Dalton, de The Independent, la investigación de Igualdad Animal podría convertirse en un punto de inflexión para la industria. [2] 

Abigail Penny, directora de Igualdad Animal en Inglaterra, afirma: «Instamos a las autoridades a que utilicen todo el peso de la ley para que esta granja rinda cuentas por sus acciones abusivas hacia los animales. Una condena por crueldad no ayudará a las vacas que fueron brutalmente golpeadas o que dejaron morir agonizando, pero enviará un fuerte mensaje a esta industria de que el Reino Unido no tolerará tal crueldad.» Y añade: «Nos han contado un cuento de hadas sobre la industria de la leche, pero la realidad es mucho más oscura. Los consumidores están siendo estafados».

A lo largo de los últimos seis años, Igualdad Animal ha investigado cuatro explotaciones lecheras del Reino Unido y ha descubierto que en cada una de ellas se producía un sufrimiento prolongado de los animales, maltrato y negligencia deliberados, o ilegalidad. Como resultado de sus investigaciones en granjas y mataderos, la ONG ha conseguido seis procesamientos por maltrato animal en los últimos años.

 El bufete de abogados Advocates for Animals ha presentado una denuncia en nombre de Igualdad Animal ante el Consejo del Condado de Carmarthenshire, la autoridad local responsable de investigar este tipo de delitos.

«El trato que reciben las vacas en esta granja contraviene claramente la ley. No sólo se producen incidentes de violencia directa hacia las vacas, sino que existe una cultura de negligencia y cuidados deficientes que provocan un gran sufrimiento, todo lo cual es contrario a la legislación sobre bienestar animal»

Edie Bowles, abogada de Advocates for Animals.

 El cirujano veterinario Marc Abraham, OBE, añade: «Se trata de uno de los casos más alarmantes de maltrato y abandono de animales que he encontrado durante mi carrera como cirujano veterinario. Hay una serie de incidentes preocupantes en los que no se proporcionó la atención médica adecuada a las vacas enfermas, cojas y heridas, así como varias ocasiones en las que se golpeó a las vacas de forma violenta y repetida. No me cabe duda de que estas vacas han sufrido mucho y de que su dolor prolongado era totalmente evitable».

 En la granja también se registraron prácticas estándar de la industria láctea, como la separación de los terneros de sus madres a las pocas horas de nacer. Estas prácticas legalmente permitidas son típicas en los más de 8.000 productores de leche del Reino Unido, incluidas las pequeñas explotaciones, las certificadas como ecológicas y las industrializadas.

 Se demostró que un número importante de vacas tenía dificultades para caminar y mantenerse en pie. Las investigaciones demuestran que aproximadamente el 25% de las vacas del sector lácteo del Reino Unido sufren cojera, y hasta el 50% sufren infecciones dolorosas, como la mastitis, debido a las producciones de leche antinaturales que ejercen presión sobre sus ubres. Las vacas lecheras del Reino Unido suelen ser enviadas al matadero a los tres o cuatro años para obtener carne barata, ya que la industria las considera “gastadas” debido a su reducida producción de leche.

En lo que los activistas describen como un “aumento meteórico del consumismo consciente”, un tercio de los británicos consumen regularmente leche de origen vegetal, lo que hace que el mercado de productos lácteos alternativos tenga un valor de casi 400 millones de libras al año.

[1] https://twitter.com/BBCPanorama/status/1493303081102098435?s=20&t=_rhjJl6ZS6gX_dEXwRkM4w

[2] https://twitter.com/JournoJane/status/1493346067315924998