17 niñas y niños que dan esperanza a los animales

Los adultos tendemos a complicar nuestra relación con los animales. En algún punto dejamos de verlos como lo que son: seres maravillosos con deseos y ganas de vivir. Las niñas y niños lo tienen más claro: ¿peludo o con plumas (incluso escamas) y abrazable?: entonces es mi amigo.

Fácil, ¿no? Y como con las semillas, sólo hay que regarlas para que acaben germinando. Y ahí entramos los adultos: somos los encargados de regar esas semillas y no dejarlas que se sequen.

Los niños y niñas generan vínculos con los animales rápidamente si se les permite. ¿Están ellos equivocados o lo están los adultos que rompieron esos vínculos en algún punto de sus vidas?

Te dejamos la respuesta a ti. Mirando a estos niños y niñas puedes obtener la clave para contestar esa pregunta.