Vuelve el «2x1 Solidario» ¡Hoy tu donativo vale doble, participa!
Noticias
Recibe las últimas noticias y actualizaciones de Igualdad Animal

Reclamamos el fin del sacrificio de animales sin aturdir

10 noviembre, 2021

En la Unión Europea la ley exige que los animales sean aturdidos antes de morir para aliviar su sufrimiento, sin embargo, la norma recoge excepciones religiosas (rito kosher y rito halal) que permiten que estén conscientes antes de ser degollados y desangrados.

Actualmente en España 198 mataderos, el 28% de los 700 existentes, utilizan estas excepciones religiosas, un número que no ha parado de crecer en los últimos años.

Igualdad Animal ha documentado en los mataderos del país el terrible sufrimiento que padecen los animales cuando son sacrificados mediante estos ritos. Se trata de imágenes durísimas presentadas en el siguiente vídeo.

Matadero que utiliza las excepciones religiosas en el sacrificio de animales. España

Técnicas de aturdimiento reversible compatibilizan la libertad religiosa y el bienestar de los animales.

En diciembre de 2020 el Tribunal de Justicia de la Unión Europea certificó que los Estados miembros están legitimados para prohibir el sacrificio de los animales sin aturdimiento y a no permitir ninguna excepción al respecto. El fallo tiene en cuenta las últimas técnicas en materia de aturdimiento reversible, que compatibiliza la libertad religiosa y mejora el bienestar de los animales.

Algunos países, entre ellos Eslovenia, Finlandia, Dinamarca, Suecia y dos regiones de Bélgica (Flandes y Valonia), han adoptado ya normas sin excepciones al aturdimiento obligatorio de los animales antes de su sacrificio. El último país en unirse a esta lista ha sido Grecia cuyo Consejo de Estado ha declarado inconstitucional y nulo el decreto que permitía el sacrificio sin aturdimiento.

«Sacrificar animales sin aturdir es cruel e inhumano. Las leyes de bienestar animal no deberían contemplar excepciones por religión o tradición»

Javier Moreno, cofundador de Igualdad Animal.

Los consumidores, sin saberlo, están comprando carne sacrificada por ritos religiosos

La carne de los animales sacrificados siguiendo ritos religiosos es utilizada para abastecer a la escasa demanda nacional, pero principalmente para ser exportada a países de Oriente Medio y el norte de África. Además está siendo vendida en los mercados habituales nacionales sin informar a los consumidores de qué tipo de carne están comprando. La ley no obliga a informar en el etiquetado de la carne, por lo que muchos consumidores la compran sin saberlo.

Por ejemplo, en Catalunya, según datos del propio sector, casi un 50% del cordero y más del 40% de las vacas y terneros (2) son sacrificados sin aturdir siguiendo estos ritos. 

«Los consumidores tienen el derecho de saber qué tipo de carne están comprando y poder elegir si quieren fomentar estos sacrificios religiosos sin aturdimiento en España. El Ministerio de Consumo debe facilitar que la información llegue a los consumidores»

Javier Moreno, cofundador de Igualdad Animal.  

Igualdad Animal reclama al Gobierno que se informe a los consumidores en el etiquetado de la procedencia de la carne cuando provenga de animales que hayan sido sacrificados siguiendo ritos religiosos.

14.000 firmas piden al Gobierno acabar con las excepciones al aturdimiento

Durante más de quince años, Igualdad Animal ha documentado y denunciado los abusos que sufren los animales en los mataderos. Para reducir el sufrimiento extremo que padecen los animales durante sus últimos momentos de vida en estas instalaciones la organización reclama al Gobierno la aplicación de siete medidas; 1ª La eliminación de las excepciones que permite el sacrificio de animales sin aturdir, 2ª Supresión de las matanzas domiciliarias, 3ª Eliminación del baño electrificado como medida de aturdimiento de las aves, 4ª Suprimir el aturdimiento de los cerdos con dióxido de carbono por el sufrimiento que les causa, 5ª El fin de la exportación de animales vivos a países sin garantías, 6ª Instalación de cámaras en los mataderos con supervisión independiente y 7ª Elaboración de normas que obliguen a aturdir a los peces. 

En el último mes más de 14.000 personas han firmado reclamando al Gobierno la aplicación de estas medidas.

Nota: Tal y como ha reconocido el Tribunal de Justicia Europeo, los estados miembros tienen legitimidad para prohibir las excepciones en el aturdimiento y hacerlo obligatorio. La existencia del aturdimiento reversible hace compatible la libertad religiosa con el cumplimiento de la ley europea de bienestar animal. Por supuesto estamos a favor de la libertad de credo y creemos que las leyes de bienestar animal no deberían incluir excepciones por motivos religiosos o por tradición. Denunciamos igualmente el sufrimiento de un cordero sin aturdir en el matadero como el de un cerdo sacrificado sin aturdir en una fiesta popular española. Por eso mismo, como nuestra denuncia se centra en el sufrimiento de los animales, no toleraremos ni permitiremos ningún comentario xenófobo o racista.
(1) Datos del Registro de Empresas Alimentarias Inscritas (RGSEAA) en la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición AESAN. (2) Datos de la Federación de Industrias Cárnicas (Fecic).

Lo más reciente

4 diciembre, 2021

La Fundación Igualdad Animal está trabajando a nivel europeo para poner fin al sacrificio masivo de pollitos. En España tiene en marcha una campaña que ha conseguido hasta el momento más de 30.000 firmas reclamando al Gobierno que ponga fin a esta cruel práctica.
3 diciembre, 2021

Tras dieciocho meses de trabajo, la Comisión de Investigación sobre la Protección de los Animales durante el Transporte (ANIT) ha votado una serie de enmiendas y recomendaciones para que se lleven a cabo pequeñas mejoras, en lugar de apoyar la eliminación de la exportación. A pesar de reconocer…
2 diciembre, 2021

La investigación realizada por la organización L214 y presentada en España por Igualdad Animal, desvela prácticas crueles en una granja de cerdos de Ortillon en Francia. Estas instalaciones suministran a la marca Herta, propiedad de la española Casa Tarradellas.