Seis hechos que indican el auge de una cultura basada en el respeto, la solidaridad y la empatía

Enciendes tu móvil, abres tu perfil en redes y entre lo primero que encuentras están las imágenes de una investigación que saca a la luz el sufrimiento de los animales dentro de las granjas y mataderos industriales.

Te impacta, te entristece y también te indigna porque a ti te importan los animales y no quieres verles sufrir. Ahora que conoces la terrible realidad que oculta semejante maquinaria de maltrato y crueldad, te preguntas: ¿Puedo yo realmente hacer algo para detener esta locura?

Sí. La respuesta es un sí rotundo.

La industrialización de nuestro sistema alimentario es insostenible y tiene consecuencias terribles para los animales. Es por esto que reduciendo tu consumo de carne o sustituyendola por completo en tu alimentación estarías evitando que más animales lleven una vida llena de maltrato y mueran en manos de la industria cárnica.

Y te aseguramos que no estarás solo en esto. Millones de personas ya lo están haciendo y continuamente surgen diversas iniciativas que están también contribuyendo a que podamos convertirnos en una cultura construida sobre las bases de la solidaridad, la empatía y el respeto.

 

1.El imparable crecimiento de empresas con alternativas a la carne y otros productos de origen animal.

Debido a que cada vez más personas sustituyen la carne en su alimentación diversos emprendedores están revolucionando la industria de alimentos lanzado al mercado increíbles productos alternativos a la carne hechos a base de vegetales.

La “Hamburguesa Imposible” de Impossible Foods y la “Beyond Burguer” de la marca Beyond Meat acapararon titulares en el 2016 y se agotaron rápidamente después de hacer su debut en el mercado. La cadena de supermercado francesa Carrefour creó su propia línea de productos y se estima que el mercado global de los productos alternativos a la carne crezca a un impresionante ritmo anual de 8,4 % al menos hasta el 2020.

2. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró al 2016 como el Año Internacional de las Legumbres.

La campaña recibió cobertura internacional y logró que chefs de todo el mundo comenzaron a incorporar más opciones basadas en vegetales en sus menús. En su website puedes ver esta importante declaración.

3. La industria cárnica se suma a la tendencia.

Tyson Foods, una de las compañías de carne más grandes del mundo, sorprendió a todos cuando anunció que estaba invirtiendo en la compañía de proteínas alternativas Beyond Meat. La sorpresa fue aún mayor cuando confirmó que también pondría su propio fondo de capital de riesgo de 150 millones de dólares para apoyar la producción de alimentos a base de vegetales.

Una de las mayores empresas productoras de carne en Alemania está diversificando su línea de productos incorporando versiones a base de vegetales de algunos de sus productos cárnicos favoritos. El director de una de ellas dijo que espera que para 2019 el 30 % de los beneficios de su empresa provenga de sus productos alternativos a la carne. Impresionante ¿no?

4. Los gobiernos mundiales están apoyando un cambio de modelo alimenticio.

Conscientes como están del impacto que la ganadería industrial tiene sobre el medioambiente el Ministerio de salud de China ha recomendado a sus ciudadanos reducir su consumo de carne como parte de sus nuevas directrices. El plan del gobierno plantea una reducción del 50 % de la ingesta a fin de mejorar la salud pública y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Por su parte, el gobierno francés está impulsando la inversión en proteínas alternativas a la carne al invertir mil millones de euros en proteínas vegetales.

5. La Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que la carne procesada es cancerígena.

Así lo confirmó la OMS en un contundente estudio a través de su Agencia de Investigaciones para el Cáncer. Según este estudio las carnes procesadas se ubican en el nivel uno de riesgo, es decir al mismo nivel que el tabaco, el arsénico, el alcohol y el asbesto. Las carne rojas se sitúan apenas un nivel por debajo.

6. Los consumidores más influyentes se preocupan por los animales y el medioambiente.

Los Millennials (personas nacidas entre 1981 y 1995) son actualmente la generación de consumidores más grande e influyente en todo el mundo y sus necesidades son tomadas en cuenta por la industria para crear nuevas formas de impulsar la producción.

Según el estudio de sustentabilidad de 2015 de Nielsen [1] el 45% de los encuestados aseguraron estar comprometidos con el medioambiente y por eso prefieren consumir alimentos que provengan de medios y procesos sostenibles.

Esta generación está consumiendo menos carne y otros productos derivados de animales porque también le preocupa su salud y el bienestar de los animales.