Incendios y deforestación ¿Qué tiene que ver la ganadería con esto?

La selva amazónica de Brasil está ardiendo de una manera tan devastadora que en algunos estados del país se ha declarado el estado de emergencia. Las personas y los animales están sufriendo al tener que respirar el fuerte del humo, que incluso se puede ver desde el espacio y que ahora también amenaza a los países vecinos. 

La causa principal de los incendios es la deforestación ilegal

La estación seca y la sequía actual favorecen los incendios forestales. Pero la causa principal es la deforestación ilegal en la región amazónica. Algunas fuentes apuntan a que son los ganaderos quienes están detrás de algunos de estos incendios para obtener tierras en las que criar ganado y cultivar pasto para estos animales. Los expertos ha contabilizado ya más de 72.000 incendios sólo este año. Un triste nuevo récord.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha sido durante mucho tiempo objeto de críticas masivas. Niega la crisis climática y es considerado un fiel amigo de la industria agrícola y ganadera. La destrucción de la selva amazónica se ha acelerado bruscamente desde que asumió el cargo. Sólo este verano se han talado casi cuatro veces más superficie forestal que en cualquiera de los años anteriores.

Creciente demanda de soja y grano para el ganado

La creciente demanda mundial de tierras para el cultivo de soja y grano para la ganadería intensiva está llevando a la tala y pérdida de la valiosa selva amazónica. Este desarrollo está siendo impulsado principalmente por el hambre de carne de las naciones occidentales. Entre 2004 y 2013, un área de bosque equivalente al tamaño de tres campos de fútbol ha estado desapareciendo cada minuto en la amazonía. Para este año, los expertos prevén un aumento del 45% de la deforestación ilegal en comparación con el año anterior.

La selva amazónica produce una quinta parte del oxígeno

La pérdida progresiva de la selva amazónica tiene consecuencias de largo alcance para los humanos. Almacena carbono y produce alrededor de una quinta parte del oxígeno producido en todo el mundo por la fotosíntesis de algas y plantas. También es el hogar de numerosos pueblos indígenas que todavía viven allí de forma tradicional. Además, la selva amazónica es el hogar de una abrumadora diversidad de especies. Según los estudios, existen más de 5.000 especies de animales y 40.000 de plantas. Todos; humanos, animales y plantas estámos ahora amenazados.

Artículo escrito por Eva Gerhards, Coordinadora de Comunicación en Igualdad Animal Alemania.