Exterminio en Alemania

Las autoridades sanitarias de Mecklenburgo-Pomerania (noreste de Alemania) declararon ayer alarma de catástrofe en las zonas del litoral báltico, incluida la isla de Rugen, donde surgieron los primeros casos de gripe aviar en este país.

Por ello, y como medida preventiva se ha ordenado el sacrificio de las aves de varias granjas de Rugen. En las últimas veinticuatro horas se han sacrificado 2.463 aves. En Rugen hay cerca 800 granjas avícolas con un total de aproximadamente 400.000 aves. Todas ellas, actualmente en situación de esclavitud, corren el riesgo de ser exterminadas antes de tiempo, es decir, antes de ser destinadas para carne.

Pese a que las autoridades insisten en que no hay peligro para las/os humanas/os y los centros hospitalarios de la zona afirman estar preparados, nada parece hacerse para evitar la muerte de los animales no humanos, ni parece importar que la única solución planteada ante este conflicto de intereses entra animales humanos y no humanos sea el extermino de los segundos.

Tal vez sea porque estos fueran a ser exterminados de igual forma para servirnos de comida, debido a la situación de desconsideración que sufren estos en relación con [email protected] La gripe aviar pone de manifiesto lo que ya sabemos que nacer siendo un animal no humano significa la mayor parte de las veces… el holocausto.