Igualdad Animal responde a François Hollande por su defensa del foie gras francés

Francia

El presidente francés François Hollande ha dicho tras visitar una granja en Monlezun, en el suroeste de Francia, que «los criadores franceses han hecho grandes esfuerzos para cumplir con las normas, para satisfacer todas las condiciones impuestas desde Europa para el bienestar de los animales» y que «el foie gras es un gran producto francés que honra a los criadores que lo elaboran» según ha informado hoy AFP. 

Desde Igualdad Animal hemos hecho pública hace unos días una investigación encubierta en la industria del foie gras en Francia, precisamente en cuatro granjas “tradicionales” situadas en el suroeste de Francia, similares a la que ha visitado el presidente: Ferme Josette Neuville, ferme de Grézelade, ferme de Boutières y ferme La Campagnoise, situadas en las localidades de Creysse y Lanzac.  En cada una de las granjas visitadas documentamos escenas de violencia física y sufrimiento psicológico.

Invitamos al presidente francés a ver estas imágenes y que nos indique si le parece "honroso" el sufrimiento y los padecimientos de estos animales, como cuando un granjero saca el tubo lleno de sangre después de haber forzado a un pato y nos indica que es algo habitual . 

 

►Atención, el siguiente vídeo contiene escenas de violencia hacia los animales

Vídeo trailer de la investigación de Igualdad Animal en granjas de foie gras de Francia

 

Parece olvidar el presidente que la producción de foie gras ha sido ya prohibida en multitud de países como Argentina, Austria, Dinamarca, República Checa, Finlandia, Israel, Turquía, Alemania, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Noruega, Polonia, Suecia, Suiza, Reino Unido y más recientemente, en California, Estados Unidos, precisamente porque, independientemente de las normativas que se cumplan, la elaboración del foie gras supone toda clase de sufrimientos y padecimientos para los animales, como constata el consenso de la comunidad científica y veterinaria internacional .

Por último, en tono jocoso,  François Hollande ha dicho «El foie gras lo queremos consumir en Francia de todas formas, pero a veces por falta de poder adquisitivo no podemos hacerlo, ¡así que no les privaría de ello a los americanos!», olvidando que a quien se priva de todo es a los animales condenados por la industria del foie gras, y olvidando que es un avance ético a elogiar el que una sociedad decida dejar de producir y consumir ese producto.

Precisamente el hecho de que el presidente francés acuda a una de estas granjas y haga estas declaraciones muestra el intento desesperado por defender una industria cada vez más cuestionada en todo el mundo, y que tarde o temprano, por el avance del movimiento de los derechos animales y por el avance ético de la sociedad, pasará a formar parte del pasado.