Buddy, el perro atrapado en el aeropuerto del Prat no será sacrificado gracias a la movilización ciudadana

España

El pasado viernes 12 de junio el cachorro Buddy llegaba al aeropuerto de El Prat de Llobregat en Barcelona en un vuelo desde Nueva York, para encontrarse con su familia, quienes le estaban esperando.

Buddy había llegado a España perfectamente vacunado y con el microchip reglamentario, pero los lectores disponibles no eran adecuados para leer los datos de su microchip americano, por lo que el cachorro pasó tres días encerrado en un transportín en el aeropuerto a la espera de una solución.

El veterinario estadounidense que ha vacunado e identificado a Buddy, se ha comunicado con los responsables del aeropuerto de El Prat para ofrecerse a dar fe de la identidad de Buddy ante notario si es preciso, así como a correr con todos los costes de una nueva identificación con chip español con tal de que permitan que el cachorro salga del aeropuerto y se marche con su familia.

La respuesta de las autoridades en España fue que mientras no se consiguiera un lector adecuado que permitiera verificar los datos de identificación, las opciones eran o devolver a Buddy a Estados Unidos o su sacrificio. A cualquiera de estas opciones su familia se negó rotundamente, de ningún modo aceptaban que se acabase con la vida de Buddy por una traba burocrática ni consideraban una opción su devolución a Estados Unidos, ya que era probable que dada su fragilidad y corta edad no soportara otro viaje.

A través de esta petición en Change.org exigen al Departamento de Sanidad Animal del aeropuerto del Prat de Llobregat y  al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente una solución inmediata a esta situación que está suponiendo un enorme malestar y sufrimiento al cachorro y a su familia.  La movilización ha causaso efecto y en tan solo unos días han conseguido más de 60.000  firmas y ya ha habido una respuesta del Departamento de Salud Animal: 

“Quiero confirmar que Buddy está bien. Desde el sábado se encuentra en unas instalaciones limpias, dignas. No está todo lo bien que es deseable, pero no está encerrado.

No está pasando hambre. Ni tiene sed. Ni está sucio.

Hay mucho personal del aeropuerto que, de manera voluntaria y más allá de sus funciones, está yendo a visitar al animal.

Por parte del departamento de Salud Animal se nos ha ofrecido una solución, que es tener en 21 días en cuarentena a Buddy. Además, se procederá a poner de nuevo las vacunas y a ponerle un nuevo chip. Hemos contestado a la propuesta aceptándola. Agradecemos a todas las personas que se han volcado en este caso, y esperamos firmar ese acuerdo hoy.

Por otro lado, destacar que la empresa WFS, quien transporta el perro, no tiene instalaciones aptas para casos como estos, y tampoco van a colaborar en alimentar al perro durante la cuarentena. Si bien la familia de Buddy siempre ha estado dispuesta a correr con el gasto económico de la atención necesaria para el perro, hubiésemos agradecido colaboración oficial de la empresa de transporte, más allá de que alguno de sus empleados se hayan preocupado por el animal.

En cuanto podamos, confirmaremos que se ha aceptado la medida de la cuarentena.”

Desde Igualdad Animal denunciamos esta situación y nos sumamos a la petición de la familia exigiendo la inmediata solución del caso de Buddy, ya que se está sometiendo al cachorro a un enorme estrés y sufrimiento por una traba burocrática que podría ser resuelta inmediatamente con voluntad de las autoridades responsables en España.

Esperamos que el pequeño Buddy pueda estar con su familia pronto. 


Fuentes: