8 imágenes de animales atrapados en un modelo alimentario obsoleto y cruel que no entiende de compasión

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una ternera espera su turno en un inhumano matadero. Es la última del grupo. A través de una sucia ventana se filtra un rayo de sol que incide en el rostro del animal. Será la última vez que sienta el sol calentando su joven cuerpo. Tiene 11 meses: es solo un bebé.

Más de dos millones de maravillosas criaturas como ella son sacrificadas anualmente en España en mataderos similares.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un pequeño cerdo mira al investigador que le saca una foto. Su mirada es un compendio de todo lo que está profundamente equivocado en nuestro sistema alimenticio. Con esa mirada, este pequeño e inteligente animal nos pide ayuda. ¿Quién se la negará? Atrapado en un la cruel industria cárnica, en una horrible granja de engorde, el joven cerdo alcanzará los 4 meses de edad y será enviado al matadero donde todo acabará para él.

Más de 40 millones de cerdos (cifra equivalente a la población conjunta de Bélgica, Holanda, Austria e Irlanda) son engordados y enviados al matadero anualmente en España a los pocos meses de edad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dos pequeños corderos se aferran a su madre en una granja vacía. La soledad no es casualidad: el resto ya han sido enviados al matadero. Su turno llegará al cumplir 3 meses de edad. Sin embargo, no pasarán ese tiempo junto a su protectora madre. Dentro de pocos días serán bruscamente separados. Un nuevo ciclo de nacimientos y muertes dará comienzo. A los supermercados no llegará el sufrimiento y el miedo de estos pequeños, solo su carne plastificada en impersonales y asépticas bandejas a las que el consumidor no pueda mirar a los ojos.

Más de 10 millones de pequeños corderos son enviados anualmente a los mataderos de España. Animales que solo llegaron a existir para satisfacer la demanda de carne.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un pollito atrapado en una granja industrial observa el frío entorno sin estímulos en el que vivirá los próximos 40 días. El espacio del que dispone se irá reduciendo día a día, según vayan creciendo las decenas de miles de compañeros atrapados en la granja con él. Cada día habrá bajas: cientos de pollitos no resistirán las condiciones y morirán extenuados o enfermos. Si consigue resistir será enviado al matadero en 6 semanas. Nunca habrá sentido la hierba fresca bajo él o la luz del sol. Su anónima vida habrá estado carente de la mínima muestra de cariño o compasión.

Más de 600 millones de pollitos son enviados al matadero anualmente en España. Esta cifra es incluso mayor que toda la población de la Unión Europea junta. El pollo es el animal más consumido a nivel mundial.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Gallinas de la inhumana industria del huevo tratan de sobrevivir un día más en las aterradoras condiciones de la granja industrial. Decenas de miles como ellas son forzadas a vivir en diminutas jaulas de alambre. Hasta seis compañeras por jaula. Cada una dispondrá de un espacio equivalente a la superficie un folio para moverse. Ni siquiera podrán extender sus alas o tener comportamientos naturales. Pondrán hasta 300 huevos al año durante dos años, luego serán enviadas al matadero. Nunca habrán visto la luz del sol. Su corto paso por la vida estará marcado por el sufrimiento, el estrés y la desesperación.

32 millones de gallinas son enviadas al matadero año tras año tras un devastador ciclo de dos años de vida poniendo huevos en las jaulas que acaba con su salud rápidamente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un pato yace debilitado e incapaz de levantarse en una granja industrial. Forzado a vivir en condiciones antinaturales, lejos del agua, lejos del cielo, lejos de todo lo que los animales de su especie necesitan para poder vivir y prosperar. Los que sobrevivan a la inhumana granja de engorde serán enviados al matadero a las siete semanas de vida. En libertad podría llegar a vivir hasta 15 años. Su vida le ha sido arrebatada por la cruel industria de la carne, para quien la palabra compasión solo significa pérdidas económicas.

Ya sea para la industria de la carne o el foie gras, millones de estos simpáticos e inteligentes animales son enviados al matadero anualmente. En él serán degollados cabeza abajo en cadena.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un majestuoso atún se retuerce agónicamente entre compañeros a quienes han herido de muerte con garfios atravesando sus bocas. Tras ser subidos al barco, en plena asfixia, les rajaran el cuerpo longitudinalmente mientras estén aún plenamente conscientes. El baño de sangre es dantesco, y será su último contacto con el mar, su medio natural. Estos animales maravillosos y con complejas relaciones sociales entre ellos son sometidos a prácticas inhumanas para ser convertidos en conservas en un modelo alimenticio que está vaciando de vida mares y ríos.

Billones de peces (el equivalente a la población de 142 planetas Tierra), son sacados de mares, océanos y ríos anualmente en el mundo; también de piscifactorías brutales en las que no hay ley de bienestar animal alguna.

Si quieres ayudar a todos estos animales y los que vendrán después de ellos por favor, considera sustituir la carne en tu alimentación. Tienes toda la información, recursos y recetas que necesitas en las páginas web Gastronomía Vegana y Danza de Fogones.