Los expertos de la ONU alertan de un futuro desastroso para la vida en el océano si no se reducen las emisiones

El Grupo de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas acaba de publicar un nuevo informe centrado en los océanos en el que aseguran que el nivel del mar aumentará aún más rápido de lo que se había previsto. Un aumento que alcanzará según sus cálculos los 84 centímetros de aquí a 2100, llegando incluso, si no se limitan las emisiones, hasta los 1,1 metros. Este crecimiento del nivel del océano podría llegar hasta los 5,4 metros en 2300 si las emisiones de gases de efecto invernadero continúan al ritmo actual.

El panel de expertos pronostica un futuro desastroso para la vida en el océano y una amenaza para los 680 millones de personas que viven cerca de la costa si no se reducen las emisiones.  

“Sólo podremos mantener el calentamiento global muy por debajo de los 2°C por encima de los niveles preindustriales si realizamos transiciones sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad, incluyendo la energía, el uso del suelo, los ecosistemas y zonas urbanas, así como de la industria.” declara Debra Roberts, Copresidenta del Grupo de Trabajo II del IPCC.

Por su parte Dan Laffoley, catedrático en la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza explicaba; “somos un mundo oceánico, dirigido y regulado por un gran océano y estamos presionando a ese sistema vital hasta sus mismos límites”.

Además del aumento del nivel del mar,  el informe alerta sobre la acidificación de los océanos a causa también del incremento de las temperaturas. Por ello la vida marina y los ecosistemas se enfrentarán a mayores amenazas. Incluso si el calentamiento global se limita al objetivo acordado de 1,5°C, se perderán hasta el 90% de los arrecifes de coral de aguas cálidas. 

Este es el segundo informe realizado por los expertos que asesoran a la ONU que reclama a los gobiernos acciones inmediatas. De hecho, el último Informe Especial sobre Cambio Climático y Tierra elaborado por el IPCC, asegura que los esfuerzos para reducir la emisión de gases de efecto invernadero no serán suficientes si no se llevan a cabo cambios drásticos en el uso del suelo, la producción de alimentos y la dieta humana. El documento apunta a la dieta basada en vegetales como una gran oportunidad para mitigar el cambio climático e incluye una recomendación política para reducir el consumo de carne.

No hay que olvidar que la ganadería industrial genera tantos gases de efecto invernadero como todos los coches, aviones, trenes y barcos juntos. Siendo responsable del 14,5% de las emisiones a nivel mundial. 

El 27 de septiembre está prevista una Huelga Mundial por el Clima. Una convocatoria de huelga general para todos los sectores a la que en España ya se han unido más de 300 organizaciones. Su principal reclamación es que se declare de manera inmediata la situación de emergencia climática y se tomen medidas concretas para reducir a cero las emisiones netas de gases de efecto invernadero. 


Fuente: