Países Bajos detiene la exportación de animales vivos por razones de bienestar animal

La Autoridad Holandesa de Seguridad Alimentaria y Consumo ya no aprobará las exportaciones de animales vivos a países de fuera de la Unión Europea cuando no se pueda garantizar el bienestar de los animales. Una medida que se pone en marcha a partir del martes 26 de mayo y que ya han tomado también algunos Estados alemanes como Hessen, Baviera, Brandenburgo, Sajonia y Baja Sajonia para las exportaciones de animales vivos a Rusia o a través de este país. 

Países Bajos ha tomado esta decisión debido a la falta de información de los exportadores y de Rusia sobre la presencia de controles que certifiquen que la legislación de la Unión Europea se cumple como prescribe el Tribunal de Justicia Europeo.

De hecho, tras el veredicto de este Tribunal en 2015, quedó claro que es una obligación legal de los Estados miembros de la UE negarse a expedir certificados de exportación si no hay garantías del bienestar de los animales hasta que llegan a su destino final. Sin embargo, este tipo de comercio es aprobado de forma rutinaria por los diferentes países a pesar de la falta de información.

De hecho, las auditorías recientes de la Comisión sobre la exportación de animales vivos a países no pertenecientes a la UE, tanto por mar como por carretera, recogen el incumplimiento generalizado del Reglamento 1/2005 de la UE.

Por su parte el Eurogrupo para los Animales, del que forma parte Igualdad Animal, acoge con enorme satisfacción la decisión adoptada por el Gobierno de los Países Bajos e insta a todos los Estados miembros de la UE a que apliquen debidamente la legislación y se nieguen a expedir certificados de exportación de animales vivos. También apoya el cambio a un comercio exclusivamente de carne y no de animales que son transportados durante días solo para morir y reclama a la Comisión que trabaje en este sentido en el marco de la estrategia “De la granja al tenedor”.

Desde Igualdad Animal hemos iniciado recientemente una campaña denunciando el transporte de 100.000 corderos vivos desde los puertos de Cartagena y Tarragona con destino a Arabia Saudí para ser sacrificados allí. Hemos documentado la brutalidad con la que los animales son tratados y la ausencia de garantías de bienestar animal durante el largo viaje. Además hemos presentado una demanda por las deficiencias detectadas en el manejo de los corderos que embarcaron el pasado 28 de abril.

Firma la Petición y ayúdanos a que los animales dejen de ser tratados como mercancía.