Identifican una nueva gripe porcina con potencial pandémico

Los científicos advierten del peligro de una nueva cepa del virus H1N1 de gripe porcina identificada en las granjas de cerdos de China. Un nuevo brote que según los expertos tiene el potencial de convertirse en pandemia.

De acuerdo con un estudio publicado en la revista de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, el virus, que ya ha sido identificado como G4, desciende genéticamente de la cepa H1N1 que causó la pandemia de 2009. Según los autores del estudio, este virus presenta «todas las características esenciales para adaptarse e infectar a los humanos”.

El estudio, que se ha basado en los análisis realizados entre 2011 y 2018 en granjas de 10 provincias de China, ha revelado que el 10.4% de los trabajadores presentaban niveles elevados del virus G4 EA H1N1 en su sangre. Un porcentaje más elevado en el caso de los trabajadores entre los 18 y 35 años, afectando al 20.5% de ellos.

«El estudio llega a nosotros como un recordatorio de que estamos constantemente en riesgo de que aparezcan nuevos patógenos zoonóticos y que los animales de granja – con los que los humanos tienen mayor contacto que con la vida silvestre – pueden actuar como la fuente de importantes virus pandémicos».

James Wood – Jefe del departamento de medicina veterinaria de la Universidad de Cambridge.

Una pandemia ya anunciada

El virus H1N1 es altamente infeccioso y se esparció por el mundo en 2009 matando a cerca de 285,000 personas. La nueva cepa G4 EA H1N1 ha estado presente en granjas porcinas de China desde 2016 de forma generalizada y aunque hasta el momento ha infectado humanos sin causar enfermedad eso podría cambiar en cualquier momento.

Los animales se llevan la peor parte: la depoblación.

La ganadería industrial ha causado la mayoría de las nuevas enfermedades infecciosas en los seres humanos en la última década y existe el riesgo de que sean el origen de nuevas pandemias como ya ha ocurrido con los mercados de animales vivos.

Así lo afirman expertos de Naciones Unidas y de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (AESA) que señalan a los animales y a los alimentos de origen animal como el foco de enfermedades emergentes, como la covid-19.

Además estas enfermedades han provocado la muerte de millones de animales como medida para el control de los brotes de virus provocados por el hacinamiento en espacios reducidos y en pésimas condiciones higiénicas.

Los métodos usados para la depoblación, que es como llaman al procedimiento, consisten en enterrar vivos a los animales, gasearlos o asfixiarlos a las altas temperaturas.