La Sociedad Americana contra el Cáncer aconseja no consumir carne roja

Evitar las carnes rojas y procesadas podría reducir el riesgo de cáncer, según las nuevas directrices de la Sociedad Americana contra el Cáncer.

La organización sugería, en su anterior guía alimentaria, limitar su consumo como parte de un patrón de alimentación saludable, sin embargo, el nuevo documento aconseja no hacerlo en la medida de lo posible. Para ello se basa en las crecientes pruebas que vinculan sistemáticamente el consumo de carne con algunos de los tipos de cáncer más comunes en todo el mundo; el cáncer colorrectal, el de mama y el de próstata.

Las investigaciones en que se basa la Sociedad Americana contra el Cáncer, concluyen que el riesgo de cáncer colorrectal aumenta en un 22% con cada porción diaria adicional de carne roja; ternera, cerdo o cordero, y en un 23% con cada porción de carne procesada; como es el jamón, salami, tocino, las salchichas de frankfurt o el chorizo.

Las nuevas directrices reconocen que aún hay que seguir investigando pero basándose en las existentes aconsejan encarecidamente cambiar las cenas y comidas basadas en hamburguesas, perritos o bacon por otras alternativas ricas en proteínas.

«La gente come alimentos enteros – no nutrientes – y la evidencia continúa sugiriendo que son los patrones dietéticos saludables los que se asocian con la reducción del riesgo de cáncer, especialmente el cáncer colorrectal y de mama»

Dra. Laura Makaroff, Prevención y detección precoz de la Sociedad Estadounidense contra el Cáncer.

Recomendaciones que ha realizado recientemente el la misma dirección el Fondo Mundial de Investigación del Cáncer. En su informe elaborado por un panel independiente de expertos destaca que existe una fuerte evidencia de que el consumo de carne roja o procesada es en ambos casos causa de cáncer de colon.

En su lugar, el Fondo Mundial de Investigación del Cáncer recomienda aumentar el consumo de legumbres, cereales integrales y verduras.

Hazte Socio/a de Igualdad Animal para poner fin al peor maltrato animal