De camino al matadero dio un salto hacia la libertad

Su destino era el mismo que el de tantos otros animales criados para la alimentación: el matadero. Llegado el momento, tras ver cómo la compañera de delante en la cola fuese degollada, llegaría su propio turno.

Todo acabaría en ese momento. Lo único que llegaríamos a  conocer de ella, al igual que de otros millones de animales anónimos, sería la bandeja de carne en la nevera del supermercado.

Pero esta valiente mamá hizo lo impensable: saltó del camión en marcha que le llevaba hacia la muerte.

Los testigos no podían creerlo. Milagrosamente aterrizó sobre hierba, sobreviviendo al salto.

Sucedió en la autopista 50, cerca de la ciudad de Sacramento, Estados Unidos.

Oficiales de control animal recogieron a la aterrorizada cerda y la llevaron a un refugio de perros y gatos. Y allí volvió a suceder algo que no estaba previsto: esta valerosa cerda dio a luz a 14 pequeños y adorables cerditos.

Desgraciadamente 5 de ellos no sobrevivieron, pero los 9 restantes sí lo consiguieron. Afortunadamente nacieron lejos de la cruel industria de la carne, en la que habrían vivido una pesadilla desde el primer día de vida.

El refugio para animales de granja Animal Place estaba al corriente de la historia y quería llevar a la ahora conocida como Rita a sus instalaciones, más adecuadas para animales de estas características.

Pero sin embargo, por ley, tenían que esperar a que un posible “dueño” reclamara a Rita y a sus bebés. Nadie acudió. Después de todo, ¿qué le importa a la industria de la carne la vida de los desdichados animales que nacen en su seno?

Finalmente Rita llegó a Animal Place, donde ahora ella y sus nueve hijos disfrutan de cuidados y atenciones. Allí podrán vivir el resto de sus vidas siendo queridos como lo que son: animales maravillosos con derecho a su propia vida.