«2x1 Solidario» Hoy todas tus donaciones se DUPLICAN DONA AHORA

ENTREVISTA: La investigación que cambió la percepción sobre el foie gras


Igualdad Animal lleva años sacando a la luz el sufrimiento que padecen los patos y ocas en las granjas de producción de foie gras. El fotoperiodista Luis Tato fue uno de los investigadores que participó en los primeros reportajes que en 2012 alcanzaron impacto mediático, sacudieron a la industria y cambiaron drásticamente la percepción de la sociedad española al respecto.

Contemplar la práctica de la alimentación forzada dejó un enorme poso emocional y de aprendizaje en Luis Tato, hoy fotoperiodista de renombre, afincado en Kenia y ganador de importantes premios como el World Press Photo o el Sony World Photography Award. Más de una década después, nos cuenta su experiencia. 

1- ¿Cómo fue el viaje que os condujo por las granjas de Foie Gras de España? 

La investigación tuvo lugar principalmente en el norte de España, donde la industria del foie gras es prominente y las granjas de patos se encuentran en gran número. Por aquel entonces, yo vivía en Barcelona, donde trabajaba y estudiaba, así que preparamos un plan muy detallado para viajar a los distintos lugares por carretera junto con el pequeño equipo en el que trabajaba entonces. Fue un viaje agotador debido a las circunstancias y a las expectativas que teníamos, pero supimos gestionarlo adecuadamente.

2- ¿Cómo os organizasteis para ir de una granja a otra durante tantos días? 

Intentamos organizar el viaje de forma que resultara eficiente en términos de tiempo y dinero. Uno de los principales retos a los que se enfrentan la mayoría de las organizaciones de derechos de los animales es la falta de recursos, así que tuvimos que adaptar el viaje a unas necesidades presupuestarias muy concretas. Eso nos hizo organizar las visitas a las granjas y el trabajo de campo de forma muy programada para visitar una granja tras otra y economizar el tiempo y los recursos al máximo. Esta es una de las razones por las que apoyar económicamente a las organizaciones que defienden a los animales es tan importante. Normalmente hay un presupuesto muy ajustado y es increíble ver lo que los activistas han sido capaces de conseguir con recursos tan limitados. Incluso intentando organizar las visitas de la mejor manera posible, tuvimos que pasar noches en el camino, normalmente en casas de otros activistas que nos abrían sus puertas por solidaridad para pasar algunas noches, otras veces nos quedamos en pensiones asequibles.

3.- ¿Cómo fue la experiencia? ¿Cómo te preparaste para entrar en las granjas sabiendo lo que ibas a presenciar?

Las experiencias de este tipo nunca son agradables ni placenteras, pero la determinación de tener una tarea muy concreta y necesaria se impone y dirige tus esfuerzos. No hay ningún secreto real ni preparación posible para visitar lugares como esos. Personalmente siempre he sido capaz de afrontar estas experiencias con un temple muy específico, trabajando con mis propias emociones de manera que me permite centrarme en la tarea documental, pero cada persona lo afronta de una manera diferente. Por eso el trabajo documental y de investigación no es para todo el mundo, sino para algunos tipos de personalidades muy concretas, tienes que ser capaz de manejar tus emociones de una manera que te permita filmar, grabar, realizar entrevistas o cualquier tarea que te hayan asignado con un enfoque adecuado y sin las interferencias de ponerte emocional. 

Siempre he sido bueno para concentrarme en la tarea que me han asignado. Por aquel entonces, ni siquiera era fotógrafo profesional, en lo que me convertí mucho más tarde, siendo hoy en día un fotoperiodista profesional a tiempo completo que trabaja para medios de comunicación internacionales, así que también hubo un importante proceso de aprendizaje y adaptación para mí a muchos niveles, incluida la gestión emocional. En mi experiencia desde entonces hasta hoy, cuando mis encargos me llevan a lugares complicados, el coste emocional viene después, cuando dejo las cámaras y vuelvo a casa. Ese es el momento en el que realmente tengo que afrontar mi experiencia dentro del marco de mi percepción emocional.

Los patos se enfrentan a una experiencia horrible las 24 horas del día […] Vimos repetidas prácticas de alimentación forzada que incluso rompían el pico de algunos patos, patos que vomitaban el pienso mientras se asfixiaban porque sus cuerpos estaban absolutamente agotados, enfermedad, suciedad y horror.

Luis Tato. Fotoperiodista.

4- ¿Puedes describir la primera granja en la que entraste? ¿Hay algún recuerdo en especial de esos días que no puedas olvidar? 

Había visitado un gran número de granjas antes, pero era la primera vez que visitaba específicamente una granja de patos para la obtención de foie gras. Lo que más recuerdo es lo impactante que fue para mí percibir rápidamente la dificilísima circunstancia en la que vivían los animales. Más allá de las imágenes, obviamente muy impactantes a nivel visual, de la alimentación forzada, los patos se enfrentan a una experiencia horrible las 24 horas del día

Cualquier persona que haya interactuado con patos puede entender fácilmente que son animales extremadamente expresivos, y esa expresividad fue también muy llamativa para mí. Hay una gran cantidad de lenguaje corporal, gestos, ruidos y olores que te dan una percepción muy clara y objetiva de lo difícil que es la vida de un pato en una de esas granjas.

5- ¿Qué ocurrió durante la investigación? ¿De qué fuiste testigo? ¿Cómo te sentiste? 

Visitamos una serie de granjas que tenían características muy diferenciadas entre sí para ofrecer una idea lo más completa posible de cómo funciona el sector en su conjunto y no dejar espacio para hablar de prácticas concretas sino abrir el debate a un nivel superior. En todas ellas, independientemente de su tamaño o de su dinámica de trabajo, encontramos animales que se enfrentan a prácticas y experiencias realmente preocupantes. Cuando se visitan esos lugares, hay una percepción evidente de que se necesita una transformación

A veces resulta incluso difícil explicar con palabras cómo son esos lugares o cómo se siente la experiencia de estar allí dentro porque es a todos los niveles una situación muy abrumadora. Vimos animales mutilados o que viven con enormes heridas abiertas e infectadas en jaulas donde ni siquiera pueden moverse. Vimos repetidas prácticas de alimentación forzada que incluso rompían el pico de algunos patos, patos que vomitaban el pienso mientras se asfixiaban porque sus cuerpos estaban absolutamente agotados, enfermedad, suciedad y horror. Nuestros ojos se irritaban después de cada visita debido a la falta de aire limpio y a los productos químicos. Hay realmente una necesidad de transformación que no puede esperar.

6- ¿Cómo te sientes sobre esa investigación cuando reflexionas sobre ella ahora? ¿Cómo valoras el impacto que tuvo y cómo consideras los avances que se han hecho desde entonces?

Desde una perspectiva muy personal, cuando miro hacia atrás, desearía que aquella investigación me hubiera encontrado con la experiencia, los conocimientos y las habilidades que tengo ahora. Así habría podido afrontar la situación mucho mejor y producir material de una manera muy diferente. Sin embargo, fue un proceso de aprendizaje enorme para mí, así que estoy orgulloso de lo que hicimos y de cómo lo hicimos, y contento de lo que conseguimos con los recursos que teníamos. Nunca habría sido posible sin el enorme esfuerzo de trabajo en equipo que pusimos en marcha, ya que tuve la oportunidad de trabajar con un equipo de personas brillantes. 

La repercusión y el impacto que tuvo la investigación superaron definitivamente nuestras expectativas, creando incluso cambios políticos y abriendo un gran debate en los medios de comunicación no sólo a nivel nacional sino incluso internacional. Como puedes imaginar, esa es la razón por la que lo hicimos y estamos muy satisfechos de ver que nuestros esfuerzos crean cambios y tienen un impacto medible. Me encanta ver que esa investigación se sigue utilizando para apoyar campañas, para impulsar cambios políticos y para comunicar ideas de respeto e igualdad incluso años después de que trabajáramos en ella, porque eso significa que lo que hicimos no sólo fue bueno, sino también único.

7- ¿Qué es lo más difícil de trabajar como investigador? 

Las investigaciones son una tarea muy complicada y desafiante. Es físicamente y emocionalmente agotadora, arriesgada desde el punto de vista de la seguridad personal e implica una enorme cantidad de trabajo en cuanto a preparación, análisis y planificación. Yo diría que lo más difícil es equilibrar esa tarea tan exigente con el bienestar y la vida personal de uno mismo. Encontrar un equilibrio adecuado entre esos dos mundos y hacerlos coexistir puede ser realmente complejo y requiere personas experimentadas y resolutivas.

8- ¿Qué le dirías a alguien que quiere ayudar a los animales y no sabe cómo?

Creo claramente que el movimiento de defensa y derechos de los animales ha evolucionado mucho tras un cambio muy claro que se produjo hace tiempo: la especialización y la profesionalización. Es muy importante entender que los mayores cambios para los animales en los últimos años han venido bajo el paraguas de esos conceptos. El impacto transformador que puede tener un grupo de personas organizadas, especializadas y profesionalizadas es enorme y se puede medir objetivamente. Evidentemente, eso requiere una cantidad importante de recursos. En esos términos, mi consejo para alguien que quiera ayudar a los animales es el siguiente: en primer lugar, ayudar cuando sea posible con recursos a organizaciones o grupos de personas que consideres que están haciendo un buen trabajo. Haz donaciones, ofréceles apoyo y tiempo, encuentra una manera de alinear tus recursos con el trabajo que están haciendo para amplificar el impacto. 

En segundo lugar, asegúrate de encontrar tu área de acción y especialízate. Conviértete en un experto, en un profesional, haz crecer tus conocimientos y habilidades y ponlos al servicio de los animales. Las organizaciones en particular y el movimiento en general tienen muchas necesidades en una gran cantidad de campos. Se necesitan escritores, expertos en redes sociales, editores, videógrafos, fotógrafos, asesores políticos, expertos en comunicación, diseñadores, traductores, veterinarios, artistas, grupos de presión, analistas de mercado o legisladores, por nombrar sólo algunos. Literalmente, se necesita casi cualquier cosa y puede sumarse al trabajo que algunas organizaciones están haciendo por los animales.

Encuentra lo que te gusta hacer y consigue un impacto transformador con ello.

Puedes ver el trabajo de Luis Tato en su web luistatophoto.com


Más populares

20 enero, 2016

Nunca antes en la historia habían muerto tal cantidad de animales para nuestra alimentación; y nunca antes en la historia cada uno de estos inocentes seres había padecido tanto sufrimiento a lo largo de su vida.
16 diciembre, 2015

La industria cárnica opera bajo un hermetismo enorme. Este artículo arroja un poco de luz sobre las prácticas en los mataderos.
29 octubre, 2018

Si tuvieras la oportunidad de conocer a un animal de granja ¿cómo crees que sería? Si hasta ahora los perros y gatos son los únicos animales con quienes más has compartido, prepárate a conocer a los animales más inteligentes, sociales tiernos y divertidos que hayas podido imaginar. A continuación te…