«Durante seis años estuve atormentada por lo que les hicimos»

Un rancho de vacas en Texas se ha convertido en un refugio que acoge a los mismos animales que hace apenas unos años hubiese enviado al matadero. La razón de este cambio son sus propios propietarios, Renee and Tommy Sonnen, una pareja de rancheros que tuvieron un cambio de corazón que transformó para siempre sus vidas y las de estos animales que ahora también son parte de su familia.

«Las vacas madres lloraban en la noche y salía a llorar con ellas incluso a medianoche».

Tommy desciende de una familia de granjeros que por cuatro generaciones envió vacas y sus terneros al matadero. Y aunque durante 11 años su esposa lo acompañó en las faenas, también fue durante este tiempo que formó fuertes lazos con estos animales. Renee no pudo soportar más ver cómo el tráiler rojo se marchaba al matadero cada seis meses llevando consigo a los terneros.

«Durante seis años estuve atormentada por lo que les hicimos», admite Renee. «Los estaba comiendo y amándolos al mismo tiempo. Pero nuestro negocio de cría en granjas dependía de los ingresos, así que estaba viviendo de dinero de sangre». Algo fue despertando dentro de Renee haciendo que se convenciera cada día más de que no podría seguir viviendo de esta manera, disponiendo de las vidas de estos nobles e inteligentes animales.

 

«Las vacas madres lloraban en la noche y salía a llorar con ellas incluso a medianoche». A partir de entonces Renee le planteó a su esposo que su conciencia y corazón no le permitían seguir haciendo esto, y que de seguir así tendrían que divorciarse.

La primera respuesta de Tommy fue a regañadientes y le propuso a su esposa que fuera ella quien comprara todos los animales. Renee pudo reunir la suma en apenas 4 meses gracias a la generosa colaboración de muchas personas a través de una campaña online.

Suscríbete gratuitamente a nuestro e-boletíny recibe las mejores noticias de actualidad sobre los animales y opciones de alimentación.

Actualmente, tanto Renee como Tommy han adoptado una alimentación vegana, convirtieron el rancho en el refugio de animales Rowdy Girl Sanctuary y sonríen al recordar que el último trailer rojo partió en febrero de 2014 para no regresar nunca más.