Paren entre rejas, sobre excrementos y parásitos. La vida de las cerdas en Europa

12 millones de cerdas viven la mitad de su vida dentro de una jaula; durante parte de la gestación y después para parir y criar a sus lechones. La reciente investigación realizada por Igualdad Animal en una granja en el norte de Italia muestra una vez más las crueles condiciones en que son obligadas a pasar gran parte de su vida. 

Las imágenes muestran cómo son obligadas a parir en sucias jaulas llenas de excrementos y parásitos. Los cadáveres de los lechones que no sobreviven al parto permanecen pudriéndose durante días junto a las crías vivas.

Las jaulas parideras, en las que dan a luz el 87% de las cerdas en Europa, les impiden moverse y cuidar adecuadamente de sus lechones, con los que solo pueden interactuar para darles de mamar. 

Esta  investigación que ha sido presentada por la coalición de la Iniciativa Ciudadana Europea No Más Jaulas muestra cómo además del estrés que sufren las cerdas por no poder desarrollar sus comportamientos naturales como construir un nido, limpiar a sus crías o alejarse de ellas para descansar, se une el sufrimiento que les producen las úlceras. Como sucede a los humanos, estar siempre en la misma posición les genera escaras que acaban convirtiéndose en úlceras. Lesiones que en el caso de las cerdas nunca se limpian o tratan. 


La Iniciativa No Más Jaulas, que pretende lograr cambios legislativos en Europa para terminar con las jaulas en la industria ganadera, va a ser presentada en el Parlamento Europeo el próximo 11 de septiembre. Por favor, si aún no lo has hecho firma la petición y ayúdamos a mejorar la vida de estos animales.