LOS MERCADOS HÚMEDOS SON UN PELIGRO PARA ANIMALES Y HUMANOS FIRMA AHORA

Siete años arrojando luz sobre el maltrato animal en Asia

Cada año 10 millones de perros son sacrificados por su carne y su piel en China. Igualdad Animal decide en 2013 comenzar a investigar este sangriento negocio. Tras viajar a China, varios miembros de nuestro equipo logran infiltrarse con ayuda de activistas locales en las mafias de traficantes de perros en distintas regiones del país. 

Durante varias semanas documentan el horror que viven estos animales. La mayoría son capturados en la calle, criados en granjas clandestinas o robados a sus familias. Son hacinados en instalaciones sucias, muchos padecen enfermedades e infecciones y son transportados a los mataderos en minúsculas jaulas en las que no pueden ni siquiera ponerse de pie. No se les proporciona ningún tipo de atención veterinaria en el caso de que sufran enfermedades o  sufran roturas durante el transporte, solo importa su carne y su piel.

Nuestro equipo graba como los mataderos ilegales son lugares infectos donde no existe ni un mínimo atisbo de piedad. Los perros son tratados a palos y confinados en habitaciones oscuras y entre excrementos, donde enjaulados observan cómo sus compañeros son sacrificados. En dos instalaciones de Jiaxing, en la provincia de Shandong, documentan la matanza y cómo son despellejados los perros. Primero son golpeados en la cabeza para después cortarles la garganta o apuñalarles en el corazón. Muchos de ellos recuperan el sentido mientras se están desangrando.

Abrigos, juguetes y bolsos de piel de perro y gato

Sus cuerpos son enviados a puestos de venta de carne y sus pieles se utilizan para fabricar abrigos, juguetes y bolsos. En el mercado de Guangzhou, en la provincia de Guangdong, al sur de China, los investigadores de Igualdad Animal descubrieron que los comerciantes venden alfombras fabricadas con piel de perro y gato, algunas de ellas están fabricadas con nueve o más animales.

Las imágenes obtenidas dieron la vuelta al mundo y se lograron importantes avances. Tras llevar a cabo cuatro investigaciones Igualdad Animal consiguió el cierre de 33 mercados y un matadero de carne de perro y gato. Además, nuestros investigadores rescataron a Vita, una perra que estaba en un matadero, temblando y pidiendo ayuda y se la trajeron a España. Al poco tiempo de llegar, Vita  dio a luz a ocho cachorros sanos. Hoy es feliz con su familia lejos del horror del matadero. 

En 2017 Igualdad Animal amplía su trabajo de investigación en Asia centrándose en este caso en India para mostrar  la crueldad de la industria de la carne de pollo en el país. Durante 6 meses investigamos en granjas y mercados de las ciudades de Pune, Raigad y Delhi.

Mercados de carne de pollo; focos de malaria, fiebre tifoidea o ictericia

Los investigadores documentaron las terribles condiciones de cría, transporte y sacrificio que padecen estas aves. En los mercados de carne permanecen dentro de diminutas jaulas durante días sin comida o agua. Muchas aves desarrollan infecciones y enfermedades debido a la falta de inspecciones sanitarias. Para sacrificarlas les cortan el cuello y les dejan tiradas en una alcantarilla, agonizando durante minutos. Finalmente los cadáveres son desplumados, quemados o hervidos en agua bajo unas terribles condiciones de higiénicas.

Según los estándares de seguridad alimentaria del país los pollos deben ser sacrificados en mataderos autorizados y aturdidos previamente. Sin embargo, esta premisa se incumple en la mayoría de los casos. Las condiciones antihigiénicas de los mercados de carne son un foco de malaria, fiebre tifoidea, ictericia y otras enfermedades. 

Además nuestro equipo de investigación también han documentado las prácticas habituales de abuso y las terribles condiciones que soportan las gallinas en las granjas de huevos en el país.

Recientemente hemos presentado las investigaciones que hemos realizado en los mercados húmedos de China, India y Vietnam. Lugares terriblemente crueles para los animales y una verdadera amenaza para la salud humana. Si aún no lo has hecho, firma la petición destinada a la ONU y ayúdanos a prohibir estos lugares. 

Actualmente estamos trabajando en nuevas investigaciones en Asia para seguir mostrando el sufrimiento de los más débiles. Algunas de ellas verán la luz próximamente.