Noticias

- Recibe las últimas noticias y actualizaciones de Igualdad Animal -

La carne ecológica es igual de perjudicial para el medioambiente que la convencional

12 enero, 2021

El daño climático causado por la producción de carne ecológica es tan alto como el de la carne convencional. Así lo demuestra el estudio realizado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático publicado recientemente por la revista Nature Communications. Un trabajo que ha realizado una estimación de las emisiones de gases de efecto invernadero resultantes de los diferentes alimentos y ha calculado cuánto tendrían que subir sus precios para cubrir el daño que causan al medioambiente.

El estudio destaca que el costo medioambiental tanto de la carne de vaca como de la de cordero es muy similar en sus versiones ecológica y convencional. En el caso del pollo, el orgánico es ligeramente peor para el medioambiente. Solo la producción ecológica de carne de cerdo es algo menos perjudicial para el medioambiente que la normal.  

Las emisiones que produce la ganadería proviene del estiércol y, en el caso de las vacas y ovejas, del metano que expulsan. El grano con el que se alimentan también puede generar altas emisiones, especialmente cuando proviene de la deforestación, como sucede con las grandes cantidades de soja importadas de América del Sur.

Según el informe los animales criados de forma orgánica no son alimentados con grano o forraje importado ya que a menudo comen pasto, sin embargo, producen menos carne y crecen más lentamente. Por ello, pasan más tiempo emitiendo gases de efecto invernadero antes de ser sacrificados.

Impuestos a la carne

Los investigadores afirman que es urgente aplicar políticas que establezcan impuestos sobre la carne para que los precios de los alimentos reflejen sus verdaderos costos sobre el medioambiente. Consideran que sería justo que quienes consuman dietas perjudiciales para el clima paguen por su contaminación, ya que actualmente ese costo, en forma de tormentas, inundaciones o sequías las paga toda la población.

Además proponen que los ingresos recaudados se destinen a que las familias con menos recursos puedan gestionar el aumento de precios y a incentivar la agricultura respetuosa con el medio ambiente.

La investigación calcula que para cubrir los daños al medioambiente el precio de la carne debería aumentar un 40% y la ecológica un 25%.  La leche convencional tendría que  aumentar su precio un tercio para los consumidores y la leche orgánica un quinto. Sin embargo, el precio de los alimentos vegetales apenas cambiaría.

Incluso la carne de menor impacto, la carne de cerdo ecológica, es responsable de ocho veces más emisiones que las plantas de mayor impacto; las semillas oleaginosas, como las almendras, el maíz, sésamo o girasol.

Además del daño ambiental, hay que destacar el inmenso sufrimiento que la ganadería infringe a millones de animales cada año, y al prejuicio para la salud de las personas, causado por un alto consumo de carne roja y procesada. 

Una investigación realizada en 2018 calculó que se necesitaría un impuesto del 20% sobre la carne roja para cubrir los costes sanitarios asociados, y un impuesto del 110% sobre los productos procesados como el tocino o las salchichas.



Lo más reciente

15 enero, 2021

Nueva investigación de Igualdad Animal denuncia los abusos en una granja relacionada con el mayor productor de carne de pollo de Alemania. Igualdad Animal publica un nuevo reportaje realizado en Alemania denunciando los abusos cometidos en una granja de uno de los contratistas de la compañía Wiesenhof, la mayor productora…
28 diciembre, 2020

La situación actual de pandemia ha hecho de 2020 un año difícil para todos. En el caso de los animales usados en las granjas su situación no ha hecho más que empeorar aún más sus condiciones de vida. Sin embargo, gracias a tu ayuda, que has seguido estando del lado…
17 diciembre, 2020

Hoy es un día histórico para los animales; el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha certificado que los Estados miembros están legitimados para prohibir el sacrificio de los animales sin aturdimiento y a no permitir ninguna excepción al respecto, como actualmente sucede con los ritos halal y kosher.