«2x1 Solidario» Hoy todas tus donaciones se DUPLICAN DONA AHORA
Noticias
Recibe las últimas noticias y actualizaciones de Igualdad Animal

Subway se une al Compromiso Europeo del Pollo

12 agosto, 2021

Tras una campaña a escala europea llevada a cabo por Igualdad Animal en cooperación con 21 organizaciones aliadas de bienestar animal y tras las conversaciones con Compassion in World Farming, la cadena de comida rápida Subway se ha comprometido a elevar sus estándares de bienestar animal. La corporación conocida por sus sándwiches implementará los criterios del Compromiso Europeo del Pollo para 2026, abordando así al menos los peores problemas de la cría de pollos.

Nos alegramos de que, después de todo, Subway haya decidido asumir su responsabilidad y hacer frente a los problemas de la cría de pollos también en Europa.

Silvia Barquero, directora de la Fundación Igualdad Animal

Un largo camino – 20 meses de campaña

Desde diciembre de 2019, Igualdad animal y los grupos de protección de los animal de la coalición Open Wing Alliance han creado una presión pública sobre Subway y han demostrado tener poder de permanencia. Más de un cuarto de millón de personas han firmado la petición de la campaña. Mediante acciones celebradas frente a numerosas tiendas de Subway en toda Europa y mediante protestas en línea, la alianza de protección de los animales siguió llamando la atención sobre el sufrimiento de los pollos criados para carne, los llamados pollos de engorde. Y sus organizaciones pidieron a Subway que dejara de retrasar una declaración sobre el Compromiso Europeo del Pollo. Ya en 2017, la corporación había prometido a las organizaciones de bienestar animal de Estados Unidos y Canadá que cumpliría con demandas comparables. En Europa, sin embargo, Subway no se ha comprometido, hasta ahora.

El compromiso oficial de Subway puede consultarse aquí.

En España se sacrifican al día 1,9 millones de pollos, 695 millones al año. El 90% son criados en sistemas interiores intensivos. Según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, más del 5% (41 millones) murieron en las granjas en 2018 debido a las terribles condiciones de vida que soportan. Más de 2 millones murieron durante el transporte al matadero.

Hoy, el ritmo de crecimiento de un pollo destinado a la producción de carne es 6 veces mayor que el de hace 90 años. Ahora alcanzan el peso de sacrificio a las 6 semanas de vida, lejos de las trece semanas de 1950. Si un bebé humano creciese al mismo ritmo, con dos meses pesaría cerca de 300 kilos.

Este crecimiento rápido provoca que los animales enfermen, colapsen, o incluso tengan graves problemas de movilidad, como quedó reflejado en el reportaje “Fábricas de Carne” de Público e igualdad Animal. 

Compromiso Europeo del Pollo 

Igualdad Animal, junto a las principales organizaciones animalistas europeas, forma parte del Compromiso Europeo del Pollo un acuerdo para lograr mejorar las condiciones de vida de los pollos. Juntas tratan de que las empresas cumplan criterios básicos de bienestar animal como limitar el hacinamiento, cumplir con unos estándares mínimos de luz, adoptar razas de crecimiento más lento o que las aves sean aturdidas con gas en vez de sumergiéndolas en agua electrificada, como se hace actualmente. 


Lo más reciente

1 julio, 2022

España, pese a las prohibiciones aprobadas por Francia, Alemania y ahora Italia, no contempla legislar para evitar el sacrificio de pollitos, ni establecer ayudas específicas que incentiven la adopción de tecnologías de sexado.
30 junio, 2022

Tras documentar el sufrimiento gratuito y las malas prácticas que sufren los animales en los mataderos del país, Igualdad Animal logra, junto a otras organizaciones, que la votación en el Senado se repita en los próximos días. El proyecto de Ley de Autocontrol que pretende acabar con las inspecciones, supondría un retroceso de décadas en materia de bienestar animal.
24 junio, 2022

La nueva investigación de Igualdad Animal documenta importantes irregularidades en el transporte de corderos en Europa. Más de 400.000 de estos animales son transportados sin garantías desde Hungría, Rumanía, Polonia y España cada año, para ser sacrificados en los mataderos italianos.