«3x1» Hoy todas tus donaciones se TRIPLICAN ¡Dona ahora!

“La alimentación forzada es crueldad masiva”: el testimonio de una experta


Los hallazgos científicos respaldan la prohibición de la alimentación forzada. Conoce aquí por qué esta cruel práctica debe ser prohibida definitivamente.

La alimentación forzada de patos y gansos en la producción de foie gras causa un gran sufrimiento a los animales, y por eso también se está prohibiendo en cada vez más países del mundo. 

18 países en el mundo ya han prohibido el foie gras y en Europa solo se produce en 5, pero debido a la libre circulación de mercancías en la UE, todavía puede importarse y venderse localmente en vario países.

Los hallazgos científicos respaldan la prohibición de la alimentación forzada. En este artículo, la médica veterinaria Dra. Claudia Preuß-Ueberschär explica los antecedentes de esta prohibición y ofrece una perspectiva científica sobre esta cruel práctica.


Aunque el foie gras se producía tradicionalmente con gansos, hoy en día en más del 90% de la producción del foie gras son utilizados patos de granja. Más de dos tercios de la producción mundial proceden de una línea de cría concreta, el ánade real, un híbrido del pato criollo (Cairina moschata domestica) y el ánade real domesticado (Anas platyrhynchos domesticus). 

Estos híbridos son estériles, por lo que no pueden producir descendencia por sí mismos y solo pueden hacerlo mediante el recruzamiento de las especies progenitoras, al igual que las mulas, que son resultado del cruce entre un burro y un caballo. La mayoría absoluta de los patos híbridos nacen por inseminación artificial, aunque pueden criarse apareando patos de Berbería y patos domésticos. Los patos Mulard suelen ser los más utilizados para la producción de foie gras porque, por un lado, la producción de foie gras suele ser más barata con patos que con gansos (estos últimos son más grandes y agresivos) y, por otro, los patos Mulard son más resistentes y tranquilos que sus antepasados y otros patos.

Para producir el foie gras, los patos Mulard se alimentan a la fuerza durante unas dos semanas antes del sacrificio. Su peso corporal aumentará aproximadamente un 50 % en este corto periodo de tiempo. 

Tal engorde en tan poco tiempo sólo puede lograrse mediante una sobrealimentación extrema. Por regla general, se utiliza una papilla para piensos (comparable a la harina de avena), que consiste en aproximadamente un 95 % de maíz y un 5 % de grasa, que es generalmente manteca de cerdo. 

Estas gachas se bombean por la garganta de los patos directamente al buche o estómago glandular a través de un tubo metálico de unos 20 a 30 cm de longitud mediante una bomba neumática. Una persona puede alimentar a la fuerza hasta 400 animales por hora, lo que equivale a 9 segundos por animal. El proceso real de alimentación forzada sólo dura de 2 a 3 segundos.


FIRMA AHORA POR EL FIN DE LA ALIMENTACIÓN FORZADA


Por regla general, la alimentación forzada de los patos adultos comienza a las 10 ó 12 semanas de edad, con dos alimentaciones forzadas al día durante 12 ó 15 días. El primer día, los patos se alimentan con dos comidas de unos 190 g de pienso cada una. 

La cantidad de alimento por comida se incrementa diariamente hasta alcanzar unos 450 g de papilla por comida al final del periodo de alimentación forzada de dos semanas. El peso corporal de los patos, que ya son adultos, aumenta de unos 4 a 6 kg durante estas dos semanas. 

Los patos consumen de forma natural alrededor del 10 % de su peso corporal como alimento a lo largo del día, pero durante la alimentación forzada la cantidad de alimento aumenta gradualmente desde este 10 % hasta el 15 % del peso corporal, pero administrado en un total de 4 a 6 segundos.

Desde el punto de vista veterinario, se plantean dudas cuando un animal adulto gana tanto peso en tan poco tiempo. Los productores de foie gras esgrimen una serie de argumentos para explicar por qué este proceso no reduce el bienestar de los animales. A continuación abordaré algunos de estos puntos individualmente.

1. Las aves migratorias almacenan naturalmente grasa en sus hígados antes de su viaje. El engorde de gansos y patos para la producción de foie gras reproduce esta característica fisiológica natural, no patológica y totalmente reversible. 

El argumento se basa fundamentalmente en una “falacia naturalista”: el hecho de que algo sea “natural” no significa que también sea “bueno” y, por tanto, no puede justificar moralmente la acción. O, dicho de otro modo: sólo porque algunas aves desarrollen hígados gordos en determinadas condiciones en la naturaleza, no tenemos derecho a explotar este mecanismo para la producción de alimentos.

Pero incluso si este argumento sirviera para justificar la alimentación forzada – y esa sería la falacia naturalista – no se podría aplicar el argumento al pato Mulard, que se utiliza principalmente para la producción de foie gras. Algunos ánades reales, uno de los ancestros del pato Mulard, son migratorios, pero no todos, por lo que no se les considera fácilmente como aves migratorias. 

El otro progenitor, el pato almizclero, no es un ave migratoria en absoluto. Y a diferencia de los hígados de las aves migratorias, que pueden agrandarse temporalmente incluso cuando se crían sin alimentación forzada, con los patos Mulard no ocurre así: sus hígados nunca se agrandan cuando se crían sin alimentación forzada.Y otro asunto muestra muy claramente que todas estas consideraciones son en realidad superfluas: el pato Mulard ni siquiera puede volar.

Con respecto a los cambios fisiológicos en los hígados durante la alimentación forzada, exámenes clínicos de patos Mulard alimentados a la fuerza como parte de un estudio mostraron que los hígados cambian patológicamente como resultado del engorde forzado y desarrollan una enfermedad llamada esteatosis hepática o hígado graso, que también ocurre en humanos. 

En el curso de esta enfermedad, los patos examinados desarrollaron una degeneración grasa aguda del hígado de aproximadamente 6-7% a casi 56% de contenido de grasa. Esta obesidad perjudica la función del hígado: se encontró una reducción en la función de desintoxicación del hígado y daño celular en el tejido hepático en los patos examinados en comparación con un grupo de control sin engorde forzado.


FIRMA AHORA POR EL FIN DE LA ALIMENTACIÓN FORZADA


De hecho, en términos de reversibilidad, los estudios muestran que los cambios asociados con la esteatosis hepática en patos Mulard alimentados a la fuerza son, hasta cierto punto, reversibles, tanto en términos de agrandamiento como de función hepática. Y también es cierto que las prácticas actuales en la producción de foie gras no llegan a este punto. 

Sin embargo, también queda claro a partir de los estudios que el tiempo que tarda el hígado en volver al peso natural es más largo que la alimentación forzada en sí misma y que las aves no comen nada durante los primeros días después de que se termina esta práctica.

Estos resultados sugieren que los patos Mulard que son alimentados a la fuerza están al borde de una insuficiencia hepática grave: en un estudio en el que se aumentó 3 días la alimentación forzada, de 13 a 16 días, el período de recuperación se duplicó de 15 a 30 días. 

El riesgo de insuficiencia hepática también se evidencia por los datos de mortalidad durante el engorde forzado. El Institut Technique de l’Avicultura estima que la tasa de mortalidad en las dos semanas previas al sacrificio en patos alimentados a la fuerza es del 2-5 %, mientras que en patos alimentados “normalmente” es solo de alrededor del 0,2 %.

En conjunto, estos estudios muestran que la esteatosis hepática en patos alimentados a la fuerza en la producción de foie gras sería reversible. Pero eso no significa que los cambios no sean también patológicos; por el contrario, los patos alimentados a la fuerza tienen una función hepática más baja y una mortalidad significativamente mayor que los patos sanos.

2. Michael Ginor, propietario de Hudson Valley Foie Gras y autor de ‘Foie Gras…A Passion’, afirma que sus pájaros acuden a él para que los alimenten. Él dice que esto es importante porque “un ave estresada o lesionada puede no comer ni digerir bien o producir foie gras”. 

No tiene relevancia si la afirmación anecdótica de Ginor es cierta o no, aunque se puede dudar mucho. Porque, ¿cómo se supone que funciona eso? Muchos estudios muestran que los patos y gansos criados en la producción de foie gras se resisten a la alimentación forzada e incluso muestran una resistencia particularmente fuerte cuando reconocen a la persona que regularmente los alimenta a la fuerza. 

Además de esta obvia glorificación de la realidad de la vida de estas aves, también hay un gran engaño en esta afirmación: sí bien es cierto que un pájaro estresado o herido, incluso en la naturaleza, no comerá bien, esto tampoco lo hace un pato durante el engorde forzado. 

Los patos y gansos silvestres pasan gran parte de su tiempo buscando alimento de forma más o menos intensa. Al hacerlo, exhiben una amplia gama de comportamientos distintivos: examinan alimentos potenciales, picotean, mordisquean, cavan y tamizan (filtrar agua a través del pico para obtener alimento). Después de esto, suelen bañarse, seguido de una sacudida típica de los patos para eliminar el exceso de agua, un amplio acicalamiento del plumaje y una breve siesta Los gansos se alimentan principalmente pastando en la hierba (aunque también pueden cribar), pero por lo demás su comportamiento es muy similar al de los patos, especialmente en lo que respecta a la fase de sueño tras la alimentación, que los gansos suelen pasar flotando en aguas abiertas. Esta secuencia se repite varias veces al día.

Durante la alimentación forzada, los animales no pueden desarrollar estos comportamientos típicos de su especie. Principalmente porque una de sus necesidades básicas, los requerimientos de nutrientes, está constantemente sobrecargada, mientras que su otra necesidad básica, la búsqueda de alimentos, no puede ser satisfecha en absoluto. Y esto ocurre no solo porque se les niega el acceso al agua: debido a la sobrealimentación extrema y el congestionamiento del tracto digestivo, los animales también dejan casi por completo de buscar de comida y el comportamiento asociado a ella, ya que nunca sienten hambre. Esto se puede ver, por ejemplo, en el hecho de que los patos y gansos alimentados a la fuerza casi nunca buscan comida y, a menudo, tienen la cara sucia porque ya no pueden bañarse ni limpiarse.


FIRMA AHORA POR EL FIN DE LA ALIMENTACIÓN FORZADA


Pero eso no es todo. La supresión crónica del desarrollo de comportamientos típicos de la especie conduce a una gran frustración e insatisfacción en casi todos los animales. Una expresión de esta insatisfacción crónica son las estereotipias y la sobreactuación. Estas acciones de omisión son, por así decirlo, acciones sustitutivas improductivas cuando no se puede expresar el comportamiento típico: son trastornos graves del comportamiento que surgen de la insatisfacción. 

Son más familiares para el público en general en la forma de las constantes carreras en círculos de los grandes felinos y los osos en los zoológicos, pero también de los cerdos en granjas que se muerden sus propias colas o las de otros cerdos, o muerden las barras metálicas de sus jaulas cuando se les niega su búsqueda natural de comida.

Las aves alimentadas a la fuerza también muestran tales trastornos de comportamiento, que se manifiestan en lesiones a sí mismos y a otros, especialmente al arrancarse las plumas. A estas lesiones se suman las derivadas de la cría y la alimentación forzada: Debido a la inserción regular y rápida del tubo metálico y al rápido flujo de alimentos, las aves sufren regularmente lesiones en el pico y la garganta, así como neumonía. Las jaulas de alambre también pueden causar lesiones en las patas.

Además, los patos no pueden digerir muy bien las grandes cantidades de alimentos ricos en energía. La digestión forzada hace que su temperatura corporal aumente. Se ha demostrado que los patos alimentados a la fuerza pasan mucho más tiempo jadeando -para regular su temperatura corporal- que los patos no alimentados a la fuerza.

En última instancia, todos estos puntos (el comportamiento defensivo, la falta de búsqueda de alimento, las estereotipias, las autolesiones, los daños causados ​​por el proceso de alimentación forzada y el jadeo atípico) se pueden reducir a un solo argumento: 

Obligar a los animales a ingerir alimentos y no poder decidir sobre ellos es una interferencia masiva en la autodeterminación de los animales y, por tanto, la producción de foie gras no sólo es insostenible desde el punto de vista veterinario, sino también desde el punto de vista moral. Al igual que el encierro en jaulas, ¡la alimentación forzada sólo puede calificarse de crueldad masiva hacia los animales!

Doctora Claudia Preuss-Ueberschär, médica veterinaria.

FIRMA AHORA POR EL FIN DE LA ALIMENTACIÓN FORZADA


En pocas palabras: las normas veterinarias modernas sólo permiten la alimentación forzada en casos individuales cuando existe una indicación médica. La alimentación forzada injustificada desde el punto de vista médico, como ocurre en la producción de foie gras, no está permitida. Esta práctica no existe en ninguna otra parte de la industria cárnica. Las aves que se utilizan en la producción de foie gras son los únicos animales de la industria a los que no se les permite regular su consumo de alimentos según sus propios impulsos.

3.Los gansos y los patos no tienen un reflejo nauseoso en la garganta como los humanos y, por lo tanto, no encuentran incómoda la alimentación forzada.

Es cierto que todavía no se ha aclarado de forma concluyente si los patos Mulard tienen reflejo nauseoso o no. De hecho, muchas aves que comen alimentos de gran tamaño, como las cigüeñas y los pelícanos, no tienen reflejo nauseoso. Los patos Mulard, sin embargo, se alimentan principalmente gorgoteando y filtrando el agua y, por lo tanto, no necesitan tragar grandes porciones de comida. Por lo tanto, la ausencia de un reflejo nauseoso no les da ninguna ventaja, combinado con el hecho de que la anatomía especial de la boca y faringe de las aves permite un reflejo nauseoso, según algunos científicos, esto sugiere que los patos, de hecho, tienen un reflejo nauseoso.  

Pero incluso si no tienen uno, concluir que la alimentación forzada no es un procedimiento desagradable para ellos es fundamentalmente inválido y las lesiones y los cambios de comportamiento descritos anteriormente como resultado de la alimentación forzada lo demuestran claramente.

Tal argumento no es más que un engaño deliberado para distraer la atención de las violaciones del bienestar animal en la producción de foie gras.

4. El sector está comprometido tanto con la calidad alimentaria como con la salud y el bienestar animal. También cumple con todos los requisitos de bienestar animal de la UE. Más bien, el sector sufre ante la desinformación y falta de comprensión. Esto ha generado prejuicios e ideas inexactas por parte de activistas por los derechos de los animales basadas en falsos estereotipos.

No es sorprendente que los activistas por los derechos de los animales sean más propensos a adoptar la perspectiva de los animales que la de las partes interesadas dentro de la industria ganadera, y tampoco es de extrañar que estén en desacuerdo con la industria. Sin embargo, los puntos anteriores muestran claramente que este simple argumento general no se aplica en el caso de la producción de foie gras: no es cierto que la alimentación forzada cumpla con los requisitos de bienestar animal de la UE; de lo contrario, la producción de foie gras no habría estado prohibida en la UE desde 1999. Tampoco es cierto que el sector sufra de desinformación; más bien, como se describió anteriormente, la propia industria del foie gras opera con engaños deliberados diseñados para hacer que los consumidores piensen que la producción de foie gras es una práctica ‘natural’ y esencialmente consistente con la fisiología de los patos y la salud y el bienestar de los animales.

Sin embargo, una cosa es cierta: el sector sufre de falta de comprensión. Y con razón. Porque los argumentos expuestos en este texto deberían bastar para privar a la producción de foie gras de cualquier comprensión que se le haya podido dar antes.

Porque, para decirlo de nuevo muy claramente: no está de acuerdo con los principios veterinarios modernos ni con el conocimiento moral contemporáneo mantener a los animales en jaulas estrechas hoy en día, agarrarlos y sujetarlos contra su voluntad y, sin ninguna razón médica, forzarlos a ingerir cantidades desproporcionadamente grandes de alimentos.


Agradecemos a la doctora. Claudia Preuß-Ueberschär por su tiempo y compromiso para apoyarnos en nuestro importante trabajo por los animales.

Nuestra campaña #StopFoieGras tiene como objetivo acabar de una vez por todas con la práctica de alimentar a la fuerza a patos y gansos en la producción de foie gras. ¡Para esto necesitamos tu apoyo! Si aún no has firmado nuestra petición puedes hacerlo ahora.

Si ya firmaste nuestra petición, también puedes ayudar compartiéndola  con tus familiares, amigos y conocidos. ¡Muchas gracias!


Más populares

20 enero, 2016

Nunca antes en la historia habían muerto tal cantidad de animales para nuestra alimentación; y nunca antes en la historia cada uno de estos inocentes seres había padecido tanto sufrimiento a lo largo de su vida.
16 diciembre, 2015

La industria cárnica opera bajo un hermetismo enorme. Este artículo arroja un poco de luz sobre las prácticas en los mataderos.
29 octubre, 2018

Si tuvieras la oportunidad de conocer a un animal de granja ¿cómo crees que sería? Si hasta ahora los perros y gatos son los únicos animales con quienes más has compartido, prepárate a conocer a los animales más inteligentes, sociales tiernos y divertidos que hayas podido imaginar. A continuación te…