«3x1» Hoy todas tus donaciones se TRIPLICAN ¡Dona ahora!
29 diciembre, 2021

El terrible viaje de los corderos desde Europa del Este hasta los mataderos de Italia

Igualdad Animal, Animal Welfare Foundation y ENPA hacen pública una nueva investigación que, a través del seguimiento de los camiones que transportan corderos desde Rumanía, Polonia y Hungría, revela las trágicas condiciones de viaje y el sufrimiento que los animales de pocas semanas de vida se ven obligados a soportar antes de acabar en el matadero.

Cada año se transportan más de tres millones de corderos en la Unión Europea. De ellos, más de dos millones son sacrificados a su llegada al destino. Solo Italia importa alrededor del 40 por ciento de ellos. En 2019, la mayoría procedían de Rumanía, Hungría y Polonia, pero también de otros países como Francia, Bulgaria y España. El 84% de estos animales mueren antes de alcanzar los 6 meses de edad. 

En Italia, solo durante la temporada de Navidad, se sacrifican más de 600.000 corderos, la mayoría de ellos procedentes de Europa del Este. Durante estos transportes, que pueden durar varias horas  e incluso semanas enteras, la salud psicofísica de los animales se ve completamente comprometida debido al hacinamiento, las temperaturas extremas y el estrés que sufren. 

Durante una semana de investigaciones en la frontera entre Italia y Eslovenia, los equipos de investigación de Igualdad Animal, Animal Welfare Foundation y ENPA han podido documentar el viaje infernal que cada día padecen millones de animales a causa de una práctica injusta y anacrónica, como es el transporte de animales vivos.

Durante la investigación el equipo también ha colaborado con las autoridades denunciando a los camiones que transportan animales desde el este de Europa y prestando apoyo a la policía que los interviene para verificar las condiciones de transporte de los animales.

La investigación muestra:

  • Un camión vigilado por el equipo de Igualdad Animal que, tras ser denunciado a las autoridades, es detenido por agentes de policía.
  • Los corderos hacinados en el interior de un camión de cuatro pisos, balan y se agitan. Un indicador de comportamiento que muestra gran estrés y sufrimiento. Con sólo unas semanas de vida, se ven obligados a viajar durante un mínimo de 19 horas. 
  • Durante los controles, los agentes comprueban que la temperatura en el interior del camión en el que se transportaban los corderos era la mínima permitida por la normativa de transporte. El transporte de corderos está permitido con temperaturas de entre 5 y 30 grados centígrados. En este caso, la temperatura era de tan solo 6 grados.
  • Los corderos lamen el techo de las estanterías metálicas del interior del camión y también las barras de contención laterales del vehículo, señal de que muy probablemente no han recibido una alimentación adecuada.
  • Al ofrecer a los corderos agua en el comedero abierto también se puso de manifiesto su incapacidad para beber a pesar de los claros signos de sed. Esto indica que muy probablemente se trata de corderos no destetados que solo pueden alimentarse mediante la succión, como sería el caso de la lactancia materna. Con toda probabilidad, estos animales han sido separados de sus madres antes de ser destetados, privándoles de los cuidados que necesitan. De hecho, la alimentación a base de leche no puede administrarse en el camión, como en el caso de los adultos. 

«Tal y como documenta la investigación que hemos llevado a cabo, una vez más el transporte de animales vivos demuestra ser un calvario que sólo causa dolor y sufrimiento al someter innecesariamente a los animales a un viaje devastador antes de un final aún más trágico» 

Alice Trombetta, directora de Igualdad Animal Italia.



«El Reglamento Europeo dice que los animales deben ser transportados de forma que no les cause un sufrimiento innecesario. Pero cuando se transportan corderos lactantes, corderos no destetados, ya se sabe que no podrán comer por sí mismos, por lo que el transporte les causará un sufrimiento innecesario» Tea Dronjic, Animal Welfare Foundation.

Según el Reglamento Europeo 1/2005 «Nadie está autorizado a transportar o hacer transportar animales en condiciones que los expongan a lesiones o sufrimientos innecesarios». Sin embargo, en otras investigaciones llevadas a cabo por Animal Welfare Foundation, en colaboración con ENPA e Igualdad Animal, se han encontrado regularmente violaciones de la normativa vigente, entre ellas: camiones inadecuados para este tipo de transporte, camiones abarrotados, algunos con hasta 850 corderos en los que los animales no tenían espacio suficiente ni para tumbarse ni para mantenerse erguidos, transporte mixto de animales destetados y no destetados, en el que estos últimos no disponían de bebederos, animales heridos o atascados en los espacios entre los distintos niveles del remolque, falta de controles del estado de bienestar de los corderos y falta de descanso de los animales, incumplimiento los tiempos de viaje. Los transportes procedían de Hungría, Rumanía y Polonia.


España, segundo país exportador de corderos de la UE 

España tiene un papel cada vez más predominante en el transporte de animales vivos. Actualmente es el segundo país europeo en exportación de corderos después de Rumanía.

Ante un descenso del consumo nacional, que según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, ha caído un 5,6% en 2020, la industria ha potenciado las exportaciones para poder seguir produciendo aún más. 

Durante los dos últimos años las exportaciones de corderos desde España han aumentado un 20% cada año. Exportando 909.764 corderos solo en 2020, principalmente a países como Libia, Arabia Saudí o Jordania. Viajes que como ha documentado Igualdad Animal en varias investigaciones someten a los animales a un enorme sufrimiento solo para ser sacrificados a su llegada. 

En España en 2020 se sacrificaron más de 1,8 millones de corderos para ser consumidos durante estas fiestas, más del 20% de los criados anualmente. La mayoría cuentan con entre 30 y 45 días de vida cuando son sacrificados.


Europa reconoce la deficiente aplicación de Reglamento de Transportes

El 2 de diciembre de 2021, la Comisión de Investigación sobre Protección de los Animales durante el Transporte (ANIT) creada en el Parlamento Europeo reconoció, mediante su voto, la deficiente aplicación del actual reglamento de transporte (Reglamento CE nº 1/2005), especialmente en el caso del transporte de animales no destetados, como terneros y corderos. Aunque la comisión ANIT recomendó una edad mínima para el transporte de terneros, no incluyó requisitos similares para los corderos no destetados. 

En enero de 2022 el Parlamento Europeo votará las nuevas recomendaciones presentadas y para 2023 la Comisión está llamada a proponer nuevas normas sobre el transporte de animales vivos en Europa. Por su parte, el Reino Unido y Nueva Zelanda han declarado recientemente su intención de prohibir el transporte de animales vivos.

En España más de 45.000 personas ya han firmado para que se prohíba la exportación de animales vivos.