La vida secreta de esas desconocidas aves llamadas gallinas

«¿Qué pasa, McFly…?, ¿Eres un gallina?» Seguro que recuerdas la frase de Regreso al futuro en la que el matón de Biff intentaba retar a Marty llamándole gallina.

Pues, además de matón y de tener pocas luces, Biff mostraba saber poco de estas maravillosas aves. No seas un Biff de la vida, sigue leyendo y conoce la vida secreta de esas aves de las que solo sabemos que ponen los huevos que vemos en el supermercado.

Las gallinas son aves que han perdido su facultad de vuelo debido a la selección artificial. Sus ancestros vivían en Asia, desde la India a Filipinas. El ser humano ha convertido a estos animales en máquinas de poner huevos. La producción industrial de huevos somete a las gallinas a unas de las vidas con mayor grado de maltrato animal y sufrimiento de todos los animales.

Las gallinas, gallos y pollos (así se llama a las crías de estas aves) son animales muy sensibles, sociales e inteligentes. El Doctor Rogers LJ, de la Universidad de Nueva Inglaterra, afirma que «es ahora un hecho que las aves tienen capacidades cognitivas similares a las de muchos primates».

Su vida en libertad es muy distinta a la que les fuerza a tener la industria del huevo en las granjas industriales. En la naturaleza estos animales pueden llegar a vivir hasta 15 años. Las millones de gallinas en las granjas industriales apenas llegan a vivir dos años, debido al extremo ciclo de explotación al que son sometidas.

Son animales gregarios y sociables. Como nos enseña el Doctor Joy Mench, Director del Centro para el Bienestar Animal de la Universidad de California, «los pollos y las gallinas muestran un comportamiento social sofisticado. Pueden reconocer a aproximadamente 100 individuos de su grupo y recordarles. Tienen más de 30 tipos diferentes de vocalizaciones».

En las redes sociales, además, hemos aprendido que las gallinas son gatos con plumas: muchas personas que han adoptado a una compañera plumífera suben vídeos a internet mostrando cómo ronronean cuando se sienten agusto. ¿No son increíbles?

Las gallinas son madres devotas y protectoras. Cuando los huevos todavía no han eclosionado, las madres empiezan a emitir sonidos que los pollitos reconocen dentro del cascarón. Es la manera de reconocerse mutuamente.

Una vez rompen el cascarón los pollitos necesitan la protección y el calor de su madre, por lo que suelen meterse entre sus plumas, donde se sienten seguros.

Como vemos, las gallinas son mucho más de lo que la cruel industria del huevo piensa. En las granjas industriales son forzadas a vivir en gigantescas naves llenas de interminables pasillos repletos de minúsculas jaulas. Todo está pensado para convertir a estos animales en máquinas de producir huevos. Hasta siete gallinas conviven en las jaulas. Durante toda su vida solo dispondrán de una superficie equivalente a la de un folio para moverse. No pueden ni siquiera extender sus alas.

Una práctica habitual en la industria del huevo es recortar el pico de las gallinas. Debido al confinamiento y a la falta de espacio suelen atacarse en las jaulas, de manera que se les mutila para que no se maten entre ellas. La práctica les produce un dolor inimaginable.

Muchas quedan atrapadas entre los alambres de las jaulas, otras enferman debido a las condiciones de vida insalubres. Cada día los operarios recorren los pasillos para retirar a las gallinas que no pueden soportarlo y mueren.

El sufrimiento de estos animales no tiene comparación. Son los animales que viven en peores condiciones.

¿Estás dispuesto a echar una mano a las gallinas ahora que sabes un poco más de ellas? ¿Te niegas a ser un Biff de la vida? ¡Pues te cubrimos! En este enlace y en este otro tienes toda la información que necesitas para alimentarte con nutritivas alternativas al huevo que además son saludables para ti. ¡Gracias en nombre de estos animales tan necesitados de ayuda!

Fuente de enlaces alternativas al huevo: Gastronomía Vegana