Sostenibilidad y vegetales, los supermercados encuentran la fórmula para seguir creciendo en España

Nuestra forma de consumir está cambiando. Los españoles están apostando cada vez más por alimentos más saludables, lo que a su vez provoca que las cadenas de supermercados se vayan adaptando a una demanda que está pidiendo otro tipo de productos. Así lo han demostrado los resultados de 2018 publicados en Efe Agro, donde Mercadona y Lidl se han convertido en líderes tras basar su estrategia en sostenibilidad y productos frescos, donde frutas y hortalizas lideran los primeros puestos.

Según el último informe de ‘Kantar Worldplaner’, ‘Balance de la Distribución y Gran Consumo 2018’, Mercadona lidera el crecimiento apoyándose en los productos frescos perecederos, lo que significa el 63% de su beneficio este último año. En este sentido, según los datos de Kantar, las verduras, las frutas frescas y las nueces, son tres de las cinco categorías saludables más demandadas.

Le sigue de cerca Lidl, que se sitúa como la segunda cadena en compradores en 2018. Además de ser el primer supermercado en España en eliminar las bolsas de plástico, su apuesta por dejar de vender huevos procedentes de gallinas enjauladas supuso una revolución en la venta de este producto.

España, más verde

La revolución vegetal en España ha conseguido englobar ya a un número de consumidores en el que se están fijando las grandes cadenas de alimentación y bebidas. Según el informe de Latern ‘The Green Revolution’, el 7´8% de la población mayor de edad que reside en el país ya opta por las dietas vegetales o con preferencia por este tipo de productos.

Además, estas personas pertenecen a núcleos más urbanos, “el 52% reside en ciudades con más de 100.000 habitantes”, otro atractivo para las grandes superficies. Y son conscientes de su potencial, según los datos de Latern, “el mercado global de productos veggie a día de hoy mueve 4.000 millones de dólares y tiene un crecimiento anual del 6%. Se calcula que en 2020, esa cifra supere los 5.000 millones”. Todo ello, excluyendo aquello que está teniendo un gran calado entre los consumidores españoles: las leches vegetales.

¿A qué se debe esta nueva tendencia ‘verde’ en España?

Tal y como señala Lantern en su informe, este auge de la alimentación basada en un alto porcentaje en fuentes vegetales se debe a varias razones, pero tres de ellas predominan por encima de todas.

Uno de los motivos que está teniendo más peso dentro de la población es la preocupación por el bienestar animal, una razón con connotaciones éticas que no solo está despertando a las grandes cadenas de supermercados, sino a muchos otros sectores.

También entra en juego la sostenibilidad de nuestro planeta. La satisfacción personal que genera saber que se repercute menos en el medio ambiente llevando a cabo una alimentación con grandes cantidades vegetales gana cada vez más seguidores.

Y el tercero, y no menos importante, es la salud. La OMS ya marcó un antes y un después publicando el informe de 2015 donde alertaba de los riesgos de un exceso en el consumo de carne. Algo que está ayudando a ver en la alimentación vegetal una forma de consumo más saludable.

Un beneficio para nosotros mismos, para los animales, para el medio ambiente y, ahora también, para el sector de la alimentación.