«3x1» Hoy todas tus donaciones se TRIPLICAN ¡Dona ahora!
2 febrero, 2022

Igualdad Animal lanza una petición reclamando al Gobierno el fin de las granjas industriales

Igualdad Animal lanza una petición dirigida al Gobierno para que no continúe fomentando las granjas industriales, negocios altamente contaminantes y que someten a todas clase de abusos a los animales, que han estado en el punto de mira tras la reciente polémica suscitada por las declaraciones del Ministro de Consumo, Alberto Garzón. 

Como primer punto contenido en su petición reclama al Gobierno que España elabore una hoja de ruta para cumplir con el fin de las jaulas anunciado por la Comisión Europea para 2027. Dado que España es el país de la Unión Europea con mayor número de animales enjaulados; 98 millones, Igualdad Animal solicita al Gobierno que trabaje en un plan para adaptar la nueva legislación que prepara la Comisión Europea y así lograr su aplicación en los plazos establecidos.  

El compromiso de la CE de prohibir las jaulas para todas las especies y categorías de animales  en 2027 [1], se produjo la pasada primavera tras la presentación de la Iniciativa Ciudadana Europea “End the Cage Age” que reclama el fin de las jaulas y que fue firmada por 1,4 millones de ciudadanos de todos los Estados miembros de la UE.

En las granjas industriales en España las gallinas y los conejos están confinados en jaulas con un espacio ligeramente superior al tamaño de una hoja de papel A4 para cada individuo. Las cerdas utilizadas para la cría pasan cerca de la mitad del año encerradas en jaulas, en las que ni siquiera pueden darse la vuelta. Los terneros, gansos y patos también están enjaulados, lo que les impide realizar sus comportamientos naturales básicos.

La segunda de las reclamaciones realizadas por Igualdad Animal en su petición es la prohibición de la mutilación de los cerdos sin anestesia y analgesia, y el corte de las colas de forma habitual.

La Unión Europea prohibió en 2008 el corte de cola en los cerditos de forma rutinaria. Sin embargo, lo permite para prevenir que se muerdan entre ellos. En España, pese a las recomendaciones de la Comisión Europea y a los planes nacionales para mejorar las condiciones de vida de los cerdos, una auditoría determinó que el “raboteo” rutinario afecta al 98,5% de los cerdos [2]. En países como Noruega, Finlandia, Suiza o Suecia donde se han tomado medidas, solo se corta la cola al 5% de los cerdos. Igualdad Animal reclama que no existan excepciones a esta norma y que se prohíba el corte de colas de forma rutinaria.

Además, la organización de protección de los animales, exige que se impida que a los cerditos de menos de siete días de vida se les corten los dientes con un alicate y se les castre sin anestesia y analgesia por personal no veterinario. 

Prácticas, todas ellas, documentadas por Igualdad Animal en más de un centenar de investigaciones realizadas en granjas industriales de toda España durante los últimos diez años, y que  expone en el vídeo realizado para esta campaña.

En tercer lugar, Igualdad Animal considera esencial que el Gobierno ponga fin a las subvenciones a la industria cárnica en España. Pese a contar con enormes beneficios, las grandes empresas integradoras del sector porcino han recibido en los últimos cinco años más de 20 millones de euros procedentes de ayudas indirectas de la PAC. Además en ayudas temporales al almacenamiento han obtenido más de 40 millones en los últimos veinte años [3], obteniendo además subvenciones procedentes de las Comunidades Autónomas.

Subvenciones que contradicen directamente la estrategia europea «De la Granja a la Mesa» presentada por la Comisión Europea para los próximos años, que reclama a los estados miembros el fomento de un sistema alimentario sostenible.

La industria porcina es un negocio muy lucrativo, que ha aumentado sus exportaciones fuera de la UE un 952% en 12 años. En 2020 el 26,7% de la carne de cerdo producida en España se exportó a China [4]. 

Desde 2007, en España han desaparecido el 50% de las granjas pequeñas y el 25% de las medianas. Sin embargo, las macrogranjas no han parado de crecer, habiendo aumentado su número en un 49,19%.

«Durante los últimos diez años Igualdad Animal ha documentado las penosas condiciones de vida de los animales en centenares de granjas industriales de cerdos, pollos, conejos, vacas y gallinas repartidas por toda España. Pudiendo acreditar los duros procesos a los que son sometidos; hacinados, encerrados en jaulas, sin estímulos o atención veterinaria, junto a la gran cantidad de antibióticos que reciben para prevenir que enfermen. El Gobierno debe de escuchar a los ciudadanos, cumplir con las normas europeas y proteger a los animales de una industria altamente lucrativa, contaminante y despiadada» Javier Moreno, cofundador de Igualdad Animal.

Debido a las terribles condiciones de vida que soportan, el 12% de los cerdos mueren en las granjas antes de ser enviados al matadero. En el caso de los conejos este porcentaje se eleva hasta el 20% [5]. 

Por otro lado, estas condiciones; el hacinamiento, el uso excesivo de antibióticos y una baja diversidad genética hacen de la ganadería industrial un ambiente proclive para que los patógenos se propaguen. Expertos de la ONU y la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria acusan a la ganadería industrial de estar detrás de la mayoría de las nuevas enfermedades infecciosas en los seres humanos de la última década [6]. 

[1] La Comisión propondrá la eliminación progresiva de las jaulas para animales de granja

[2] Auditoría para evitar el raboteo rutinario en los cerdos realizada por la Comisión Europea.

[3] La fábrica industrial de cerdos. Datadista 

[4] El sector de la carne de cerdo en cifras. Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. 

[5] Facultad de Veterinaria, Universidad de Murcia.

[6] Preventing the next pandemic. UN Environment programme