Seis cosas increíblemente buenas que pasan al reducir tu consumo de carne

Los amantes de los animales estamos dando pasos para ayudar a los animales más maltratados: los de granja. Cada vez más personas sustituyen la carne en su alimentación; otras dan pasos reduciendo su consumo. ¿Estás entre ellas? Sigue leyendo porque a continuación te contamos algunas de las cosas increíblemente buenas que estás consiguiendo.

1. Madres e hijos que ya no serán separados

Al poco de nacer, los indefensos bebés de vacas, cerdos, ovejas y pollos son separados de sus madres, a las que nunca más volverán a ver. Su destino es acabar convertidos en carne. Cada vez que dejas la carne fuera de tu plato ayudas a detener este terrible ciclo de separaciones.

2. Paso a paso hacia el fin de las jaulas

La ganadería industrial mantiene a los animales de granja en horribles naves en las que jamás ven la luz del sol ni pisan la hierba. Sin embargo, estos animales, como cualquier otro, necesitan sentir el sol, el aire y la hierba. Dejar la carne fuera de tu plato envía un poderoso mensaje a la industria alimenticia: no queremos animales enjaulados, sufriendo toda su vida sin poder moverse.

3. Los animales de granja importan

Como consumidores tenemos el poder de cambiar todo lo que es injusto y acabar con el maltrato animal. Estamos creando un nuevo modelo alimenticio, uno en el que haya más productos alternativos a la carne. Productos deliciosos y saludables que en un futuro no muy lejano serán tan comunes en los supermercados como ya lo son las leches vegetales.

4. Hacia el fin de las granjas industriales

La ganadería industrial es la responsable del peor maltrato animal conocido. El sufrimiento que cada animal en manos de esta cruel industria padece es inimaginable desde el día de su nacimiento. Cada día que conseguimos no consumir carne nos acerca un poco más al fin de estos tenebrosos lugares.

5. Imagina un mundo sin mataderos

Un mundo en el que ya no haya más animales enviados a inhumanos mataderos; un mundo en el que los consumidores puedan satisfacer todos sus gustos sin la necesidad de colgar a animales boca abajo para ser degollados. Cada vez que dejas la carne fuera de tu plato ese mundo está un paso más cerca. Entre todos estamos construyéndolo.

6. Una nueva manera de ver a los animales

Vivimos en una cultura en la que la carne está omnipresente. La publicidad de la industria cárnica nos rodea, nos miente y nos oculta la realidad el terrible maltrato al que somete a los animales. Pero gracias a las personas que reducen y sustituyen la carne en su alimentación las nuevas generaciones están cambiando su forma de ver a los animales de granja. Somos el principio del cambio.