Una familia salva a un cerdito de morir congelado en la tormenta de nieve de EEUU

«La decisión fue simple: si lo dejábamos en la nieve iba a morir congelado, así que lo recogimos y nos lo llevamos al hotel».

Así explicaba Perry Smith, padre de familia, el encuentro con el cerdito más famoso del momento. Su historia ha sido aireada en TV y en las redes sociales Wee Wee es toda una celebridad.

Cuando los Smith se dirigían a pasar un fin de semana en la nieve, la gran tormenta que ha azotado EE. UU., hizo que tuvieran que cambiar de planes. Decidieron acomodarse en un hotel en Maryland para esperar a que cesara la tormenta de nieve, pero en el camino observaron un pequeño punto rosado abriéndose paso, a duras penas, en un lado de la carretera.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto cortesía de Perry Smith

Perry Smith paró el automóvil, su hijo, Perry Smith Jr., de 13 años, bajó la ventanilla y sacó la cabeza.

«Papá, creo que es un cerdito».

Los Smith no lo dudaron, recogieron al pequeño animal, medio muerto por el frío, y se lo llevaron al hotel al que se dirigían aunque sabían que la política del hotel no permitía animales.

Catherine Smith, de 12 años, arropó con su propia ropa al pequeño y afortunado cerdito en el asiento de atrás del coche. Una vez en el hotel los Smith, al completo, se pusieron manos a la obra para reanimarlo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto cortesía de Perry Smith

Ubicaron a Wee Wee en la bañera y Perry Smith Jr. pasó la totalidad de la noche con él reanimándolo y reconfortándolo. El joven Perry rápidamente generó un vínculo de amistad con el cerdito.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto cortesía de Perry Smith

Al día siguiente la familia empezó a hacer turnos para atender al animal, a quien llamaron Wee Wee en honor del amigo imaginario de un tío de la familia, quien en su infancia imaginaba tener un amigo cerdito llamado Wee Wee.

Wee Wee empezó a comer y beber agua con normalidad, ¡su comida favorita resultaron ser los plátanos!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Finalmente, los Smith se llevaron al pequeño a su casa en Maryland y, aunque Perry Jr. y Catherine querían quedárselo, todos han juzgado que lo mejor es llevarlo a un refugio de animales de granja donde podrá crecer y vivir su vida libre y querido por todos. ¡El refugio Poplar Spring Animal Sanctuary ya les ha comunicado que se harán cargo del valiente Wee Wee!

¡Una historia con final feliz, gracias a la compasión y empatía de una familia que solo iba a pasar un fin de semana en la nieve y ahora tiene un nuevo amigo al que podrán ir a visitar cuando quieran!


Fuentes: