Cinco razones por las que nos encantan las vacas

Si en casa estuvieras con una vaca en lugar de los perros y gatos que viven contigo, descubrirías que sería tu mejor amiga, la más gentil de todas, las más inteligente y que sabría cuando estás triste y vendría a consolarte y, además, lo recordaría todo. Y es que no se puede ser más genial que una vaca.

Estamos absolutamente enamorados de estos animales nobles y pacíficos y creemos que vas a quedar encantando con ellas luego de que leas porqué.

 

1. Son amables, pacíficas y tolerantes

Cuando un vaca se encuentra en un lugar donde los humanos la han protegido y querido puede desarrollar fuertes vínculos con ellos y esos vínculos pueden durar para siempre. Es como te decíamos antes, las vacas no solo lo recuerdan todo sino que son las mejores amigas que cualquiera desearía tener.

 

¿Quieres recibir las mejores noticias de actualidad sobre los animales de granja?

¡Suscríbete gratuitamente a nuestro e-boletín!

 

2. Son súper inteligentes

Las vacas son increíblemente hábiles resolviendo problemas de lógica. Tan notable es su inteligencia que son muy comunes las historias de vacas que se han valido de ella para recorrer muchas millas hasta reunirse con sus terneros o para escapar del matadero. Disfrutan tanto resolver una problema o dificultad que cuando lo logran celebran dando saltos, moviendo la cola o corriendo alegremente. ¿Verdad que son estupendas?

3.  Se preocupan por otros y los acompañan en su dolor

Las vacas son animales sensibles y por eso pueden ponerse en el lugar de otros, comprender su dolor o preocupación y sentirlo como si fuera el propio. Sí, tal cual como lo hacemos nosotros cuando sabemos que nuestro amigo o amiga más querido está enfermo o deprimido y los apoyamos en lo que necesiten.

Y, naturalmente, es debido a esto que las vacas sufren inmensamente en la industria láctea. ¿Puedes imaginar el dolor de una vaca cuando le quitan a sus bebés apenas nacen, una y otra vez tras cada embarazo a lo largo de toda su vida? Sinceramente, habría que vivirlo en carne propia para saberlo y es algo por lo que no quisiéramos que nadie tuviera que pasar.

Las vacas son tan conmovedoramente empáticas que cuando esto ocurre el resto del grupo de vacas que está en la granja se acerca a la madre, la rodean para arroparla con sus cuerpos y la consuelan en el desgarrador dolor que le ha provocado la separación.

4. Tienen mejores amigas

Las vacas tienen mejores amigas y ¡saben muy bien escogerlas! Muestran preferencia por otras vacas con las que se sienten más a gusto y se estresan o entristecen cuando se alejan de ellas. Son seres maravillosos que nos maravillarían si pudiéramos conocer más de ellas, mucho más de lo que las frías y despersonalizadas imágenes de las botellas de leche del supermercado nos muestran.

5. Aman la música

Curiosas como son, cuando escuchan música, las vacas se acercan a disfrutarla dejando que su efecto tranquilizador se apodere de ellas. ¡Tal cual como has leído!, se relajan y permanecen encantadas escuchando con atención y placer. A continuación una muestra de ello.