Siete fotografías que la industria del foie gras no quiere que veas

Algunos patos seguían conscientes mientras les cortaban la garganta. De hecho, documentamos cómo uno de los patos llegaba vivo y aleteando hasta la máquina de escaldado.” – Investigador de Igualdad Animal infiltrado en granjas de producción de foie gras.

Cuando investigadores de Igualdad Animal se infiltraron en la industria del foie gras no podían imaginar hasta dónde llegaba la crueldad que iban a encontrarse.

Aquí puedes ver las 7 fotografías que la industria del foie gras no quiere que veas:

1. Patos hacinados en jaulas minúsculas donde no pueden girarse ni estirar nunca sus alas.

2. Alimentación forzada: los patos son obligados a ingerir cantidades desproporcionadas de alimento introduciendo un tubo de metal por su esófago.

3. Los animales que enferman en las granjas de foie gras no suelen recibir atención para ahorrar en gastos veterinarios. Los patos mueren tras sufrir heridas e infecciones durante días.

4. Los patos que sobreviven a las terribles condiciones de las granjas, verán el sol por primera vez hacinados en pequeñas jaulas de camino al matadero.

5. En el matadero, los patos están plenamente conscientes mientras se desangran en numerosas ocasiones. Patalean hasta el último momento, intentando luchar por su vida.

6. Algunos incluso llegan aún con vida a la máquina de escaldado, donde morirán tras sufrir una temperatura de más de 65º durante varios minutos.

7. El hígado de los patos crece desproporcionadamente debido a la sobrealimentación, llegando a multiplicar su peso normal por diez. Esto les provoca una enfermedad llamada lipidosis hepática o hígado graso, que será comercializado después como foie gras.

Más información sobre las investigaciones de Igualdad Animal en la industria del foie gras en: GranjasDeFoieGras.org