Nueve puntos para reducir o sustituir el consumo de carne

No existe manera más sencilla y práctica: nuestra alimentación puede ayudar a acabar con el maltrato animal y detener el calentamiento global. ¿Qué más se puede pedir?, ¿que sea deliciosa y buena para nuestra salud? ¡Pues también!

A continuación te damos algunos consejos prácticos que te ayudarán a reducir o sustituir la carne en tu alimentación. ¡Enhorabuena, estarás cambiando el mundo con cada nuevo plato!

 

1. Paso a paso

Comienza con pequeños cambios de hábitos de alimentación. Cada semana, intenta incluir un nuevo cambio que no te cueste demasiado dentro de tu rutina a las horas de las comidas. Por ejemplo, comer una hamburguesa vegetal en vez de un plato con carne.

 

2. Comienza por la carne de pollo, luego, todo será más fácil

Por ejemplo, podrías comenzar reduciendo o sustituyendo la carne de pollo durante la primera semana. Para ello puedes usar sabrosas alternativas como garbanzos, lentejas, alubias, avena, tofu… ¡Hay muchas posibilidades!

Para inspirarte, en este enlace puedes descargarte nuestro eBook gratuito con más de 50 recetas para ti.

 

3. Autorecordatorios

También resulta de ayuda tener pequeños recordatorios para los cambios que estás introduciendo en tu alimentación. Por ejemplo puedes poner en la puerta de tu nevera o de fondo de tu móvil una bonita foto de tu animal de granja favorito o del planeta Tierra. Este sencillo truco es muy útil porque te ayuda a recordar por qué te estás sumando al cambio.

 

4. ¿Dudas?

¿Dudas nutricionales? ¿De dónde sacar la proteína?, ¿el hierro? ¿calcio? ¡sin problemas! En este blog de la dietista-nutricionista Lucía Martínez, miembro del  grupo de nutrición de la Unión Vegetariana Española obtendrás respuestas.

 

5. Descubre alternativas cuando vayas de compra

¿Conoces ya algunos de los nuevos productos alimenticios alternativos a la carne? ¡Cada vez están en más supermercados! Son deliciosos, versátiles y ricos en proteínas y otros nutrientes. Tofu, hamburguesas y salchichas vegetales, embutido vegetal, hummus… ¡Pruébalos y sorpréndete!

 

6. Cuando comas fuera de casa

¿Hoy cenas fuera? ¿O te apetece comer algo rápido pero no sabes dónde hay opciones sin carne? No te preocupes, te ayudamos: descarga en tu móvil la aplicación HappyCow que te informará de todas las opciones vegetarianas y veganas más próximas. ¡Estés donde estés!

 

7. No eres solo tú, hay muchas personas que están haciendo lo mismo

Estás dando un paso muy importante para el planeta, los animales y para tu propia salud. ¡No te sientas solo, hay muchas personas que también lo están haciendo! Procura conocer a grupos de personas que hayan dado el mismo paso y comparte con ellos tu experiencia. En redes sociales como Facebook es fácil encontrar grupos de personas que te apoyen. Te sentirás genial sabiendo que cada vez somos más quienes estamos cambiando el mundo con nuestras decisiones cotidianas de alimentación.

 

8. ¡Fíjate en todo lo que estás consiguiendo!

Lo que estás haciendo es genial, no lo olvides. Cada vez que comes un plato sin carne consigues todo esto:

– Ahorras una cantidad de agua equivalente a 8 días de uso personal de agua.

– Reducir el terrible sufrimiento que los animales padecen en granjas industriales y mataderos.

– Ayudando a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que producen el temible calentamiento global.

– Favoreciendo que las empresas usen más productos alternativos a la carne que faciliten dar los pasos a más y más personas como tú.

 

9. Si a veces no puedes, no te culpes

Nuestra alimentación forma parte integral de nosotros. A veces podemos vernos en situaciones en las que sea difícil elegir una opción alternativa a la carne. Otras, puede que sientas el deseo de comer algo que no sea vegetal. ¡No te sientas mal! Es normal y lo importante es que sigas dando pasos que favorezcan tu cambio cuando puedas. ¡Ánimo!