Encontrados 200 pitbulls utilizados en peleas en Filipinas

Filipinas, Manila

La policía filipina encontró el pasado fin de semana a 200 perros de raza pitbull, gravemente heridos, que estaban siendo utilizados en peleas retransmitidas on-line. Estaban en muy malas condiciones, atados a bidones y desnutridos, en una granja de café al sur de Manila.

En tres incursiones separadas la noche del viernes, la policía arrestó a ocho surcoreanos sospechosos de operar apuestas ilegales a través de internet, en donde jugadores de diferentes países iban apostando por los perros que participaban en las peleas.

La falta de instalaciones para la rehabilitación de estos perros supondrá su muerte en los próximos días, según informó Ana Cabrera, de la Sociedad de Bienestar Animal de Filipinas, que detalló que los perros que sobrevivían eran "reciclados", puestos nuevamente a pelear. "Ese es un destino peor que la muerte", dijo.

Algunos perros ya fueron rescatados en diciembre pasado en una instalación similar en la provincia de Cavite.

En Igualdad Animal nos lamentamos profundamente de la decisión tomada ante esta situación. Víctimas de sus explotadores y víctimas de quienes los "rescatan", estos perros han tenido la mala suerte de nacer y morir en una sociedad en la que los intereses de quienes no pertenecen a la especie humana no son tenidos en cuenta.Racismo=Sexismo=Especismo - Tres discriminaciones arbitrarias

Entendemos la dificultad que plantea dar acogida y rehabilitación a 200 perros entrenados para comportarse de un modo tan agresivo; pero lo cierto es que estas situaciones seguirán dándose mientras no cambiemos la visión que tenemos de los demás animales y resulta tremendamente injusto que sean precisamente las víctimas las que reciban el "castigo" tras haber sido explotadas durante todas sus vidas.

Jamás se nos ocurriría matar a un ser humano, víctima de graves abusos, ante la imposibilidad de acogerlo o darle la atención adecuada. Seguro que buscaríamos la manera de ayudarle, por limitados que fueran nuestros medios, disponiendo las acciones oportunas que facilitaran su reinserción social.

¿Por qué no actuamos del mismo modo cuando está en juego la vida de un animal de una especie diferente? La respuesta es muy sencilla: discriminamos a otros individuos en función de la especie a la que pertenecen, obviando que todos compartimos un mismo interés en mantenernos con vida, disfrutar y evitar ser dañados.

 


Fuentes: