Cuatro años de amistad entre un niño y una colonia de marmotas

Austria

La familia viaja cada año dos semanas a los Alpes para que el pequeño Matteo y sus amigas marmotas puedan mantener su estrecha relación a pesar de la distancia. Nada más llegar, las marmotas se reúnen en torno a Matteo, que les da de comer y juega con ellas durante horas como un miembro más del clan. Ellas hunden la cabeza en su cuello y contra su pecho, buscando sus caricias y mimos.

 

 

«Su amistad dura ya más de cuatro años. Matteo ama a los animales y no le tienen miedo en absoluto, porque él tiene un sentimiento hacia ellos y las marmotas lo perciben», afirma el padre de Matteo, que documenta desde hace años la relación de su hijo y las marmotas alpinas.

 

 

«La imagen de un animal curioso acercándose a mí es mil veces más hermosa que la imagen de cualquier animal que me mira con miedo antes de emprender la huida.»

 

Esperamos que la bonita relación de Matteo y las marmotas continúe durante muchos años, siendo un ejemplo de respeto y de cómo individuos de diferentes especies pueden relacionarse en un contexto de igualdad y libertad.


Visita www.VidasEnjauladas.org 


 


Fuentes: