La industria cárnica de Brasil acusada de exportar carne podrida

La industria cárnica se enfrenta a un escándalo internacional. Dos de las mayores empresas productoras de carne del mundo que operan en Brasil han sido acusadas de llevar al menos dos años exportando carne en mal estado a diversos países.

La operación policial sobre la industria cárnica brasileña es el resultado de una investigación de dos años de duración. A finales de la semana pasada dicha operación culminó con redadas policiales en plantas de procesado y oficinas de siete estados brasileños.

 

Suscríbete ahora a nuestro e-boletín y recibirás de forma gratuita las mejores noticias de actualidad sobre los animales y las mejores opciones de alimentación.

 

La policía ha acusado a más de 100 personas, en su mayoría inspectores de sanidad, por aceptar sobornos para pasar por alto la venta y exportación de carne podrida, falsificación de documentos y no realizar inspección alguna en diversas plantas. También se consentía la exportación de carne con trazas de salmonella.

Entre las compañías clausuradas se encuentra la mayor productora de carne del mundo, JBS y la mayor exportadora de pollo, BRF, junto a docenas de compañías menores. El panorama descrito por las autoridades es de corrupción extendida a buena parte del sector cárnico brasileño.

 

«El panorama descrito por las autoridades es de corrupción extendida a buena parte del sector cárnico brasileño.»

 

Algunos de los mayores importadores de carne brasileña como la Unión Europea, Hong Kong, China o Chile han prohibido en diverso grado la importación de carne procedente del país sudamericano. Por su parte, el Departamento de Agricultura de EE. UU. está inspeccionando en estos momentos toda la carne proveniente de Brasil.

 

Las compañías involucradas en el escándalo han rechazado las acusaciones y diversas instancias gubernamentales, incluido el Presidente Michel Temer, se han apresurado a salir en su defensa.

Sin embargo, el inspector jefe de la Policía Federal de Brasil, Luis Boudens, ha defendido la operación policial. Boudens alega que las críticas de la industria y del gobierno carecen de fundamento y están siendo realizadas para defender un sector económicamente importante y a los propios políticos.

«Agentes Federales han desmantelado una mafia de hombres de negocios que sobornaban a los inspectores y a políticos para vender carne sin inspeccionar», declara Boudens en la website de la Policía Federal.

 

Fuente: http://www.cnbc.com/2017/03/21/brazil-strives-to-quell-meat-scandal-as-hong-kong-bans-imports.html