Tras fabricar lácteos por más de 90 años gigante empresa pasa a producir únicamente leches vegetales

Luego de casi un siglo de operaciones la empresa Elmhurst ha parado su producción de leche alegando una única razón: la disminución de la demanda de clientes.

La que fuera una de las mayores productoras de leche en la costa este de Estados Unidos, con una producción de 5 millones de litros a la semana que abastecía un área de siete millones de habitantes, venía operando a un muy alto costo durante los último años.

 

«La leche líquida pasteurizada ha salido de moda, no podemos seguir adelante sin pérdidas continuas. No hay mucho espacio para nuestro tipo de negocio. Traté de mantener esto abierto porque era la planta de mi padre y me pidió que lo hiciera», comenta Henry Schwartz, director ejecutivo de la empresa.

 

 

Esta situación es reflejo de las tendencias del mercado lácteo mundial: gracias a las investigaciones de diversas organizaciones que defienden a los animales los consumidores son ahora más conscientes del maltrato al que vacas y terneros son sometidos por parte de la industria.

Una de las más recientes investigaciones de Igualdad Animal muestra a un trabajador dando puñetazos y patadas a becerros recién nacidos en la granja Pyrland en Somerset, Inglaterra. Dicha granja suministra a importantes cadenas británicas de supermercados como Tesco, Sainsbury’s, M&S y Coop .

 

 

¿Quieres recibir las mejores noticias de actualidad sobre los animales y las mejores opciones de alimentación? ¡Suscríbete ahora a nuestro e-boletín!     

 

La investigación causó un gran revuelo en el país y algunos de los medios más importantes de Europa hicieron eco de la extrema crueldad que salía la luz.

En México, la organización realizó una investigación que también muestra el interminable ciclo de crueldad que se perpetúa en la industria. Para que una vaca produzca leche debe dar a luz, los machos nacidos son enviados a los 15 días de edad al matadero y las hembras serán las próximas en perder a sus hijos.

Otro factor que ha favorecido la crisis de este sector es el hecho de que los consumidores también están más informados acerca de todas las enfermedades que se asocian al consumo de lácteos. La leche de vaca contiene altos niveles de colesterol, grasas saturadas y hormonas muy perjudiciales para nuestra salud.

Según Andrew Novakovic, catedrático de la Universidad Cornell, el consumo de leche alcanzó su pico en la década de los cuarenta y disminuyó drásticamente en los últimos años, pasando de 240 libras por persona en 2010 a alrededor de 120 libras por persona en 2015.

Tan solo en el Reino Unido, más del mil granjas cerraron en los tres último años y, según una investigación realizada por Mintel, el 49 % de los estadounidenses consume regularmente leches vegetales.

Este declive ha propiciado un crecimiento explosivo para el mercado alternativo a los lácteos. Elmhurst lo ha sabido aprovechar muy inteligentemente al cambiar completamente su línea de producción por compasivas y sanas leches vegetales.

Actualmente es muy fácil sustituir la leche porque abundan las opciones vegetales en el mercado y, además, si eres de los que disfrutan de lo hecho en casa, aquí encontrarás muchas recetas fáciles de hacer.