Frente al juez los cuatro acusados por la venta ilegal de carne de caballo

Millones de comidas fueron retiradas de los supermercados europeos después de que se descubriera que contenían carne de caballo en lugar de carne de vaca. Los acusados se enfrentan a penas de 10 años de cárcel.

Comienza en París el juicio por el escándalo de la carne de caballo descubierto en 2013. 

Dos antiguos directivos de la empresa cárnica francesa Spanghero, junto a dos comerciantes holandeses, están acusados de distribuir carne de caballo de baja calidad en productos etiquetados como vacuno. Todos ellos se enfrentan a una pena máxima de 10 años de cárcel y a una posible multa de un millón de euros por fraude.

Fueron las autoridades irlandesas quienes a principios de 2013 descubrieron que las hamburguesas congeladas etiquetadas como “pura ternera” estaban hechas, en realidad, con carne de caballo. Millones de comidas fueron retiradas entonces de los estantes de los supermercados

Te puede interesar: El corte de cola: el sufrimiento ilegal de los cerdos italianos

Los cuatro están acusados de ayudar a organizar la venta de más de 500 toneladas de carne de caballo en 2012-2013 a una filial de Comigel, una empresa francesa cuyas comidas congeladas se vendían en más de una docena de países europeos.

Por el momento, según informa la agencia de noticias Routers, tan solo uno de los acusados ha reconocido que tuvo conocimiento de que la carne que estaban comercializando fuese de caballo y no de vaca.

El juicio puede extenderse hasta mediados de febrero.

Te puede interesar: Un informe revela la crueldad de las grandes cadenas con sus pollos (McDonald’s, KFC… )