Declaran los dueños de la granja del maltrato animal destapada por Jordi Évole

J. L.  y J.  Carrasco, propietarios de la granja de cerdos Paraje La Mata ubicada en Alhama de Murcia han declarado hoy en el Juzgado de cuarta Instancia de Totana (Murcia) en calidad de investigados.

Ante las preguntas de los abogados de Igualdad Animal, los dueños han negado que las imágenes pertenecieran a su granja (puntualizando que las imágenes del exterior sí, pero que las de los animales del interior no). Esto a pesar de que toda España pudo ver lo que ocurría  en esa granja en la que Jordi Évole junto con su equipo de Salvados y miembros de Igualdad Animal, documentaron la penosa situación en que se encontraban los cerdos que habitaban en las instalaciones. 

Asimismo, han reconocido la vinculación con CEFUSA (El Pozo) desde 1998 hasta marzo de 2018. A pesar de negar en un primer momento su vinculación con la granja, El Pozo finalmente rompió relaciones con ella tras la repercusión internacional del escándalo.

Preguntados sobre la alta mortalidad registrada en la granja, han indicado que no sabían el motivo. Asimismo, J.L. Carrasco ha admitido que superaban el número de animales permitidos en la explotación (teniendo 1.900). 

Es una vergüenza que sigan mintiendo a la gente negando que las imágenes pertenezcan a su granja. Yo mismo entré en esa granja junto a Jordi Évole y su equipo de Salvados y toda España vio el horror que sucedía allí dentro

Manifiesta Javier Moreno, director de comunicación de Igualdad Animal

 Y concluye

Los representantes de El Pozo tienen que declarar y es necesario que haya juicio para que asuman todas las responsabilidades y se haga justicia en un caso que no solo es el mayor escándalo de maltrato en granjas en la historia de España, sino que es un posible escándalo de salud pública que la ciudadanía tiene derecho a conocer

Cerdos muy enfermos, deformados, canibalismo

Gran parte de los animales, destinados al consumo humano, padecían hernias y tumores tan grandes que algunos no podían ni moverse, deformidades y abscesos, sin recibir ningún tipo de atención veterinaria.

Había cadáveres de cerdos pudriéndose entre los vivos e incluso documentamos escenas de canibalismo entre algunos animales.

He entrado en muchas granjas y nunca había visto algo así


Reconocía Jordi Évole, conductor de Salvados, tras la emisión del programa.


En esos momentos la granja de los hermanos Carrasco suministraba sus cerdos a El Pozo que se negó a participar en el programa. Cuando salió a la luz el escándalo, no reconoció ninguna responsabilidad.

La granja de los horrores y El Pozo

Las imágenes de animales enfermos y deformes emitidas tuvieron repercusión internacional y varios supermercados belgas retiraron los productos de El Pozo de sus estanterías. Fue entonces cuando temiendo la misma reacción en otros países El Pozo emitió un comunicado en el que informaba que había roto relaciones con la granja investigada. Reconociendo así el vínculo que había negado desde el principio de la crisis.

Tras más de una década realizando reportajes de investigación en la ganadería industrial, este reportaje supuso un paso de gigante para llevar a la agenda pública los abusos de una de las industrias más opacas y herméticas del mundo; la industria cárnica. 

Equipo jurídico y representantes de Igualdad Animal a la puerta de los juzgados de Totana

Desde Igualdad Animal seguiremos trabajando junto a nuestro gabinete jurídico para que se depuren todas las responsabilidades. 

Hazte Socio/a de Igualdad Animal para poner fin al peor maltrato animal