3 historias de aves de granja que tuvieron un final feliz

¿Imaginas cómo sería poder extender tus alas y recibir la luz directa del sol por primera vez? ¿Caminar libremente y vivir en un lugar donde seas respetado y cuidado como mereces hasta el final de tus días? Estos sencillos placeres que parecen tan comunes para nosotros resultan imposibles para los pollos y gallinas que permanecen dentro de las granjas y mataderos.

Algunos de estos animales tuvieron la fortuna de ser liberados del sufrimiento que implica ser un producto más de la industria. Personas compasivas los reconocieron como los maravillosos seres que son y decidieron darles la vida digna que merecen.

A continuación te presentamos algunas de las historias de aves de granja que pudieron vivir en libertad por el resto de su vida.

¡Te encantará conocerlas!

 

1. Las afortunadas gallinas y gallos de California

8 pollos (cuatros gallinas y cuatro gallos) del tipo que la industria llama “broilers”, provenientes de una de las granjas que suministra pollos al mayor productor del estado de California fueron seleccionados para ser llevados a una competencia de campo.

Miembros de la organización Harvest Home Animal Sanctuary lograron asegurar la liberación de las aves una vez finalizara el evento y confirmaron su colocación con el refugio para animales de granja Farm Sanctuary.

Todos eran muy jóvenes (apenas 9 semanas y media de edad) pero ya habían superado la edad en la que hubiesen sido llevados al matadero.

 

«Los pollos criados por la industria son matados a las seis semanas de edad, es decir, cuando aún son unos bebés. Son tan jóvenes que aún emiten el sonido de los pollitos y no los de un pollo adulto».

 

Ahora cada uno de ellos recibe atención y cuidados personalizados, algo que nunca hubiese ocurrido en el entorno de la industria. A diferencia de los 9 mil millones de pollos que son consumidos cada año en Estados Unidos ellos pasarán el resto de sus días rodeados de personas que los protegerán y amaran como merecen.  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Gerald, uno de los gallos que ahora vive feliz en Wildwood Farm Sanctuary © Farm Sanctuary

 

2. Bella y Stella, una amistad incondicional

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

© Farm Sanctuary

 

Bella es una gallina ameraucana que nació con un severa deformidad en su pico que le impedía crecer al mismo ritmo que otras gallinas con quienes vivía en una granja de producción de huevos.

Como para los granjeros el tiempo es dinero, cuidar de una gallina deformada no vale la pena. Bella estaba abandona a su suerte pero uno de los trabajadores de la granja se ofreció a llevársela a su casa. Stella (la gallina color durazno) le fue entregada para que fuera su compañera.

Bella estaba tan débil que apenas soportó el viaje hasta Farm Sanctuary. No podía mantener su cabeza erguida y por ello fue atendida y restablecida. A las ocho horas levantó su cabeza y comenzó a responder a los gritos desesperados de su mejor amiga Stella.

 

«A diferencia de la mayoría de las gallinas que pasan sus vidas siendo explotadas por sus huevos y teniendo que soportar toda clase de privaciones y maltratos, Bella y Stella se encuentran ahora en un lugar donde jamás le faltarán los cuidados y el cariño».

 

Bella y Stella son verdaderas amigas, se acompañan, duermen juntas, lo cual ayuda a mantener caliente a la frágil Bella. A Stella le encanta limpiar a Bella que siempre tiene buen apetito pero es algo desastrosa al comer debido a la deformación de su pico. También practican sus habilidad de vuelo, les encanta tomar el aire fresco, picotear la tierra y jugar como lo haría cualquier bebé.

 

3. Little Miss Sunshine o cómo la compasión logra cambiar los corazones

Un día el dueño de una granja de gallinas enjauladas tuvo un cambio de corazón: se dio cuenta que no era justo mantener confinadas dentro de jaulas a estos sensibles y maravillosos seres como si fueran «unidades de producción» y de que no podía seguir lucrándose de su sufrimiento. A continuación tomó una importante decisión: darles una vida digna y para eso pidió ayuda al refugio de animales Edgard´s Mission.

Las gallinas ponedoras pasan toda su vida confinadas en sucias jaulas en batería con un espacio para cada una tan pequeño como un iPad donde ni siquiera pueden extender sus alas. A fin de que la producción de huevos sea mayor se les somete a la dolorosa mutilación de su pico y son forzadas a poner huevos a un ritmo antinatural alterando los ciclos de luz y oscuridad y obligándoles a permanecer largas horas despiertas.

También se practica la muda forzada que consiste en privar a las gallinas de agua y comida por 3 días a fin de reducir su peso corporal en un 20 % y acelerar un segundo ciclo de puestas de huevo, lo cual provoca que muchas de ella mueran durante o después de dicha práctica.

 

 

 

 

 

 

 

 

© Edgard´s Mission

 

La brutal explotación que sufren día tras día hace que su salud se resienta y muchas de ellas mueran en las jaulas incluso antes de ser llevadas al matadero.

Luego de recibir la llamada del granjero, el equipo de rescate de Edgard´s Mission se preparó para transportar con delicadeza a todas y cada una de las 1081 gallinas hacia una nueva vida donde conocerían por primera vez la libertad.

 

«Little Miss Sunshine era una de estas gallinas y su destino iba a ser el mismo que el resto de las 1080 gallinas que vivían con ella: sería enviada al matadero cuando su producción de huevos mermara luego de una triste vida en la que solo conoció el sufrimiento».

 

Entre las rescatadas se encontraba una pequeña gallina que desde su llegada al refugio conquistó el corazón de todos. Un día, poco después de llegar, estaba echada sobre la hierba con sus alas extendidas en una de sus primeras oportunidades de recibir la luz de sol. Uno de los trabajadores dijo «mírala, le encanta el sol pero nunca lo había visto antes. Vamos a llamarla Pequeña Miss Sunshine».

Alegre y resplandeciente, Little Miss Sunshine se ha convertido en la embajadora de miles de millones de gallinas. Ella es la esperanza de un mundo mejor para todos los animales, porque no solo es posible sino que de forma imparable lo estamos construyendo.

Si quieres estar al tanto de cómo ayudar a los animales, suscríbete ahora a nuestro e-boletín y recibirás de forma gratuita las mejores noticias de actualidad sobre los animales y las mejores opciones de alimentación.